SALUD MENTAL EN CRISIS: CUIDADO CON INSOMNIO, PROBLEMAS DE APETITO, CANSANCIO E IDEAS SUICIDAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa

El 56% de peruanos tiene dificultades para dormir, el 44% manifiesta cansancio o falta de energía, el 43% tiene problemas de apetito, el 35% falta de concentración y el 13% pensamientos o ideas suicidas.

Si usted tiene problemas para dormir, falta de apetito, cansancio, problemas de concentración o ideas suicidas, debe buscar ayuda especializada porque estos son síntomas de ansiedad o depresión que podrían agudizarse debido al contexto sanitario, económico y social que enfrenta el país debido a la pandemia del COVID-19.

Así lo dio a conocer el psicólogo y psicoterapeuta, Manuel Saravia Oliver, director del Instituto Guestalt de Lima (IGL), quien advirtió que esta sintomatología es el resultado de diez meses de restricciones y cambios en la vida personal, familiar y de pareja de las personas.

El especialista recordó que las manifestaciones más frecuentes son en el 56% de los casos las dificultades para dormir, en el 44% cansancio o falta de energía, en el 43% los problemas con el apetito, el 35% por falta de concentración y el 13% por pensamientos o ideaciones suicidas.

Saravia enfatizó que la pandemia de Covid-19 ha provocado una crisis de salud mental a una escala nunca antes vista. “La Organización Mundial de la Salud ha reportado que la depresión, la ansiedad, el estrés y la violencia doméstica son una pandemia silenciosa sin precedentes”, dijo.

“Necesitamos una campaña país que considere la salud mental de miles de peruanas y peruanos que ante una segunda ola de contagios pueden agudizar más los síntomas que ya han estado manifestando. Muchos han perdido seres queridos, empleos, tienen miedo a morir por el precario sistema de salud, incertidumbre sobre el futuro y una sensación de que está sumergido en una pesadilla que no tiene cuando acabar”, dijo.

El experto en salud mental recomendó hoy más que nunca verbalizar nuestras emociones. “Hablar diariamente de nuestros sentimientos y miedos para saber cómo estamos en el hogar o buscar ayuda especializada si hubiera situaciones que no se pueden manejar es una estrategia preventiva oportuna que puede dar grandes frutos”.

A manera de análisis, Saravia dijo que uno de los grandes problemas de la atención en salud mental que enfrenta el Perú y América Latina en una situación ‘normal’ es que no cuenta con suficientes psiquiatras y psicólogos para atender a las personas con enfermedades mentales y los que hay están ubicados mayormente en las grandes ciudades, lo cual dificulta el tratamiento.