En Vivo

RUMBO A PERUMIN: CRECIMIENTO ECONÓMICO DEBERÍA TRADUCIRSE EN MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LA POBLACIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Redacción RCR

Augusto Baertl, expresidente del IIMP y SNMPE, indicó que el presidente electo Pedro Castillo debe emprender una reforma estructural del Estado para impulsar un mayor crecimiento económico y mejorar los servicios públicos de salud, educación y justicia en favor de la ciudadanía.

“Quiero mencionar mi total coincidencia con el presidente electo Pedro Castillo de que el Perú es un país rico y que no debería haber pobres. Yo agregaría que el Perú debería incorporarse al club de los países desarrollados. En los últimos 30 años los diferentes sectores económicos han logrado índices de crecimiento importantes muy por encima del promedio mundial destacando a su vez el enorme potencial de cada uno de ellos tiene para continuar expandiéndose”, dijo en la conferencia «Perú y la Minería del Bicentenario», realizada en el marco del Jueves Minero, del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú.

Subrayó que el crecimiento económico correctamente administrado debería traducirse en una sustancial mejora de la calidad de vida de toda nuestra población. “Me refiero no solo a la minería, sino también a la agroindustria, a la pesca, a la industria forestal, al turismo, a los servicios, a la industria manufacturera, entre otros”, apuntó.

“El Perú alcanzó estos logros gracias a contar con un marco político estructurado como parte de una economía social de mercado, en la que se priorizó la inversión privada y la integración del país al mundo a través de múltiples tratados de libre comercio, todo lo cual posibilitó la reducción de la pobreza del 60% al 20%”, observó.

Señaló que estos logros se alcanzaron, a pesar que el Estado, en lugar de emprender también una reforma estructural en pro de mejorar la eficiencia, y no creciendo en tamaño y dar abundantes regulaciones que se tradujeron en mayores dificultades para el desarrollo de todo emprendimiento, ha sido incapaz de traducir la inversión de los ingresos tributarios a una mejora efectiva de los servicios de educación, salud y justicia en favor de la ciudadanía.