En Vivo

RODRÍGUEZ MACKAY: CANCILLER TIENE LA OPORTUNIDAD DE RECONOCER DERECHOS DE FUNCIONARIOS CESADOS IRREGULARMENTE EN 1992

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

 RCR, 07 de septiembre de 2020.- Miguel Ángel Rodríguez Mackay, experto en derecho internacional, saludó la disposición del canciller Mario López Chavarri de reconocer los derechos de varios funcionarios del servicio diplomático que pasan a retiro, que fueron cesados en 1992 y restituidos por la  Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Constitucional. Destacó que el gobierno del presidente Valentín Paniagua reincorporó a los embajadores el 2000 y restableció todos sus derechos constitucionales y laborales.  

“Esta será la gran oportunidad del canciller López. Percibo un ánimo de querer concretar y finiquitar un asunto que se está ventilando y podría llegar a fueros internacionales y costarle más al Estado y sobre todo a la Cancillería”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR). Señaló que esta lucha la vienen llevando adelante, casi como misioneros, los diplomáticos que fueron objeto del ultraje político en 1992.

“Me acuerdo y mucho. En los tiempos en que yo trabajaba en la Cancillería he visto a muchos de ellos frustrados, llorar hasta morir, de verse de la noche a la mañana separados, por una medida absolutamente draconiana e inhumana, del servicio diplomático. Pero también los vi reincorporar, luego de una lucha intestina, que el gobierno del Perú en el 2000 logró para ellos su reincorporación”, dijo.

“El sello de la acción político jurídica fue que todo lo que se había hecho en el 92, respecto a cese de los 117 diplomáticos, era nulo de toda nulidad. Significaba  que los diplomáticos tenían hacia adelante todo un proceso como si nada hubiera pasado. Ipso jure, de puro derecho les fueron restablecidos todos sus derechos previstos en la Constitución Política, que incluía los derechos laborales”, agregó.

“Acá tenemos una situación que es mezquina y constituye una aberración jurídica mantenerla y al mismo tiempo una rebeldía al derecho. El canciller López que tuvo la fineza de contestarme y decirme que tiene la plena disposición (de solucionar el problema), lo que yo saludo. El acaba de llegar y se está encontrando con ese proceso y creo que debe de concretar esto, que es una exclamación no solamente de los diplomáticos golpeados en su momento, sino por el propio servicio. Necesitamos un Torre Tagle sano, sin heridas abiertas, un Torre Tagle unido”, destacó.

Ver entrevista…