REACTIVACIÓN ECONÓMICA TAMBIÉN REACTIVARÁ CORRUPCIÓN Y DEBE SER FISCALIZADA POR ORGANIZACIONES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 18 de junio de 2020.– Julio Condori Cerdán, sociólogo y analista político, sostuvo la necesidad de empoderar a organizaciones ciudadanas para que fiscalicen de manera permanente el proceso de reactivación económica a nivel nacional y regional, al considerar que al mismo tiempo también se va a producir la reactivación de la corrupción en la administración pública. 

“Cuando hablamos de reactivación de la economía, también estamos hablando de la reactivación de la corrupción, porque eso es lo que está caracterizando a todas las últimas gestiones. Y esto se da a nivel de gobierno central, de gobiernos regionales y gobiernos locales”, advirtió a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Remarcó que “tenemos que pensar en quién fiscaliza la reactivación de la corrupción”. “Por ejemplo, los funcionarios de la municipalidad de Azángaro se han beneficiado con los víveres de las familias pobres. Lo propio con Melgar, no es posible que se distribuya canastas a personas fallecidas, o sea acá están fraguando documentos y suplantando a personas. Se supone que La fiscalía está investigando, porque deben ser seriamente juzgados”, expresó.

“La Contraloría tiene que ser más efectiva, el Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (Osce) no dijo nada durante el periodo de corrupción de Odebrecht, también tiene que opinar la Defensoría del Pueblo. Yo no confió en el Congreso, pese a que una de sus funciones es fiscalizar. Aquí tienen que reactivarse las organizaciones de la sociedad civil”, dijo.

“Hablo de la reactivación de la corrupción por lo siguiente”. “Años atrás, a un gobernador regional se le dio más S/. 20 millones de soles por una crisis generado debido a factores naturales, y estos fondos no se han manejado de manera transparente y se ha preferido dar esos recursos a empresas de Lima y no a las empresas locales. El gobierno está dando recursos para la reactivación del sector agrario, pero nadie fiscaliza y cuida ese dinero”, indicó. 

“Es un gran error que la Contraloría no fiscalice a las municipalidades, tiene que haber una fiscalización continua y permanente. El fondo que más han utilizado son el canon y sobre canon y regalías y por el cual tenemos muchos alcaldes purgando cárcel en la macro región sur. En este proceso de fiscalización no se puede soslayar ningún municipio por más pequeño que sea o porque maneje un presupuesto mínimo”, subrayó.

Hace días el Instituto Nacional de Estadística publicó un estudio sobre la relación de los gobiernos regionales con la ciudadanía y el concepto de esta sobre la gestión. Es una pena que a nivel nacional, los gobiernos de Arequipa y Tumbes estarían en los últimos en tener empatía con sus ciudadanos. El gobierno de Puno se encuentra en el 10º lugar, ni tan bien ni tan mal. Esto se debe a que solo en campaña ofertan obras, pero una vez en el poder se olvidan de la población.

En estos momentos de crisis debe debatirse el papel de los gobiernos regionales y locales. El sector agrario debe ser inyectado con incentivos por los gobiernos central y regional, respectivamente, pero eso no se hace. El sector minero debe ser el otro puntal de la reactivación. El otro sector es la acuicultura, y también otros sectores como transporte, construcción y turismo.

El gobierno regional de Puno tiene que agarrar la bandera del sector agropecuario, por ejemplo, la alpaca; los camélidos; la quinua, que es más nutritivo que el arroz; la trucha; el cuy. Acá faltaría enumerar los productos de la selva puneñcomo los cítricos y el café. A tono con el cambio climático, se tienen que construir reservorios, porque si no hay seguridad hídrica no podemos tener seguridad alimentaria.

Ver entrevista…