RAÚL FERRERO: PODER EJECUTIVO PUEDE APLICAR LA DISOLUCIÓN DEL CONGRESO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exdecano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), Raúl Ferrero Costa, manifestó también que es factible el proyecto de reforma constitucional para el adelanto de elecciones generales, propuesto por el Poder Ejecutivo, aunque no esté previsto en la Constitución.

RCR, 09 de setiembre 2019.- La posibilidad de aplicar “una medida dura”, como una eventual disolución constitucional del Parlamento, puede ser adoptada por el Poder Ejecutivo, pero siempre en función a lo establecido en la Constitución “y siguiendo la voluntad popular”, estimó el exDecano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), Raúl Ferrero Costa.

“Si por alguna razón se tienen que tomar medidas duras (como una eventual disolución constitucional del Parlamento), que se tomen. Pero siempre siguiendo la voluntad popular”, subrayó.

El jurista recordó que si bien el Parlamento en sí es una institución fundamental, porque allí está representada la población, su mal funcionamiento o su mala consideración es de directa responsabilidad de los electores, porque son éstos los que eligen a sus representantes.

En declaraciones al programa “Hora de Cambio” de Red de Comunicación Regional (RCR), Ferrero Costa manifestó también que es factible el proyecto de reforma constitucional para el adelanto de elecciones generales, propuesto por el Poder Ejecutivo, aunque no esté previsto en la Constitución.

“(De aprobarse dicho proyecto de reforma constitucional) quedaría como un precedente, pero no como un precedente obligatorio. Pero el precedente es suficiente para poder ser invocado, el día de mañana, para hacer lo mismo en un futuro. Entonces, el precedente, si bien no es vinculante en el sentido de que no es obligatorio, se puede usar, el día de mañana, para otro caso, con los mismos argumentos”, advirtió.

No están dadas las condiciones para una Asamblea Constituyente

De otro lado, el constitucionalista consideró que “no están dadas las condiciones” y sería muy arriesgada y complicada la oportunidad de convocar a una Asamblea Constituyente, para cambiar los parámetros de la actual Carta constitucional que nos rige.

“Creo que, en estos momentos, llamar a una Constituyente sería bien arriesgado. Si solamente para modificar un artículo se ven las desavenencias que estamos apreciando, pedir una reforma (total) de la Constitución, sería muy arriesgado… Entonces, llamar en este momento a una Constituyente, desgraciadamente no funcionaría. No sería útil. No es el momento. Sería peor para el desarrollo del país, en estas circunstancias”, puntualizó.

Sin embargo, indicó que las reformas constitucionales son útiles para el país en la medida en que “ajustan el texto constitucional a las realidades que se van produciendo en cada momento”.

“No hay ninguna Constitución que deba ser inflexible. Todos los días se modifican constituciones, porque hay que hacer ajustes. Pero no exagerar tampoco, creyendo que hay una gran necesidad por algo que no sea verdaderamente indispensable”, aseveró.

Escuchar entrevista…