En Vivo

RAMIRO ALATRISTA: VIZCARRA DEBE REACTIVAR ECONOMÍA PARA EVITAR QUE SU APROBACIÓN SIGA CAYENDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Jurista y analista político advierte que “toda Sudamérica está caliente” y el presidente debe gobernar para evitar el estallido de protestas violentas.

El presidente Martín Vizcarra debe preocuparse por cumplir con sus promesas de reactivar la economía y luchar contra la corrupción para evitar que su aprobación ante la ciudadanía siga desplomándose y puedan estallar protestas violentas como en Ecuador, Chile y Bolivia, sostuvo Ramiro Alatrista Muñiz, jurista y analista político, a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Consideró que la disminución de la aprobación presidencial de 79 % al 60 % configura una cifra de 19 % que “es alta, el presidente tiene que preocuparse, hacer los ajustes necesarios y empezar acciones concretas para que la ciudadanía perciba mejoras en la actividad del Ejecutivo, no vaya a ser que la población busque otro tipo de medidas”.

“El presidente debe tomar las acciones para evitar cualquier tipo de medidas violentas que pueda sufrir nuestro país, como en Chile, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil. Toda Sudamérica está caliente y el presidente tiene que gobernar y tomar las medidas necesarias para lograr que nuevamente el Perú despegue económicamente”, advirtió.

Enfatizó que “el indicador del 2.2 % de crecimiento deben encender las alarmas  para que el Gobierno empiece a tomar acciones inmediatas. El problema de la desaceleración significa que el Perú no va  a poder absorber toda la mano de obra nueva que es de los jóvenes que cumplen 18 años y que van a requerir empleos”.

Remarcó que “la ciudadanía percibe que el presidente está concentrando poder, pero no está haciendo actividades concretas ni a nivel nacional ni a nivel regional que pueda significar la superación de los problemas álgidos que tiene la ciudadanía que necesita una respuesta en el plazo más corto porque podría significar una situación que nadie quiere, que se tomen medidas violentistas para pedir reivindicaciones justas”.

“Lo primero que se tiene que analizar es el entorno dentro del cual se disolvió el Congreso cuando el presidente Martín Vizcarra manifestaba que no podía trabajar porque había una labor obstruccionista del Parlamento. Pero ahora que tiene el poder concentrado, la ciudadanía no está sintiendo ese trabajo ofrecido, no está sintiendo que este Gobierno realmente esté realizando acciones y obras que pueden ir en beneficio de la ciudadanía”, dijo.

Lucha contra la corrupción

El analista sostuvo también que “la ciudadanía ve que el presidente Vizcarra todavía no cumple con el ofrecimiento de lucha contra la corrupción en su propio entorno. Dos ministros han renunciado por serios cuestionamientos sobre actividades que podrían ser ilegales y hasta podrían eventualmente en constituir ilícitos penales, pero el presidente Vizcarra no ha dicho nada sobre el tema”.

“La lucha contra la corrupción tiene que ser en todos los frentes: dentro y fuera del Gobierno, y con mayor razón si es gente que es cercana al presidente Vizcarra, porque sería una escopeta de dos cañones, una ley de embudo, un tratamiento desigual bajo circunstancias desiguales.  Si es que se percibe que hay un indicio de corrupción dentro del Gobierno, el presidente de la República debe ser el primero en pedir una renuncia. La ciudadanía entiende que hay una ambivalencia en la forma en cómo se trata la corrupción con personas cercanas a su entorno versus sus enemigos políticos”, dijo.

Mencionó que “el incremento de la inseguridad ciudadana, los escándalos en la Policía Nacional que es una coladera, la ciudadanía tiene temor de salir a las calles, tenemos un descenso en el crecimiento, estamos en un 2.2 % en el último mes que es la cifra más baja de los últimos meses. La ciudadanía está percibiendo que no hay en el Ejecutivo una labor concreta que pueda significar el cumplimiento de lo que ofreció y una situación efectiva a favor de los ciudadanos”.

Comentó también que “el tema de Tía María y la forma como el presidente de la República ha tratado este tema puede desalentar a los inversionistas, aunque obviamente tiene que crear las condiciones mínimas de cuidar el medio ambiente, de respetar los derechos laborales, para que realmente genere desarrollo, pero no se puede tener un doble discurso que genere incertidumbre y puede significar que la inversión privada se detenga”.

“Todos los días sentimos que no avanza la maquinaria estatal y hay una serie de anhelos regionales que tampoco se ven reflejados en una acción concreta. Lo único que tenemos a nivel regional han sido dos gestos negativos. En Arequipa el presidente tuvo una conducta sumisa con los representantes regionales y municipales con un discurso para ellos en relación con Tía María y otro discurso para la prensa. No puede ser que un presidente tenga un doble discurso. En Piura, preocupa la actitud del presidente Vizcarra ante un alcalde que se arrodilló delante de él y no fue capaz de decirle que no lo haga”, manifestó.

Escuchar entrevista: