En Vivo

RADICALES NO DEBEN REPETIR LA NEGRA HISTORIA DEL 2017 PARALIZANDO LA EDUCACION EN EL PAÍS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 29 de mayo 2018.- No hay nada pendiente con el magisterio. Se ha cumplido con todos los compromisos que se asumieron, e inclusive, se ha ido más allá de lo que inicialmente se preveía. Aumento a todos los maestros, a los auxiliares de educación, a profesores de pedagógicos, a promotores de educación inicial, categorización y aumento a directores, así como el pago de la deuda social, entre otros beneficios. Yo puedo dar fe de ello. Así, fuerte, claro y contundente, Idel Vexler, el exministro de Educación, reconocido hace poco con las Palmas Magisteriales, respondió a la amenaza de paralización de un sector del magisterio regional.

“Ninguna paralización debe pasar, los padres de familia y los alumnos no lo permitirán. Los malos dirigentes como Pedro Castillo, Meza Tica del Cusco, y algunos otros radicales, no pueden poner en peligro nuevamente el desarrollo del año escolar. De ninguna manera debe repetirse la negra historia del año pasado”, afirmó.

Vexler mencionó que ellos supuestamente estarían reclamando por dos puntos que estarían pendientes: la evaluación de un posible incremento de sueldos equivalente a una UIT; y su pedido de gozar de una jubilación anticipada.

En el primer caso, dijo, existe una Comisión en el Minedu que evalúa ese tema, en la que deben intervenir otras instituciones del Estado y estaría en función de la fortaleza de la Caja fiscal. Mientras que en el segundo, informó que antes de terminar su gestión, dejó preparado un proyecto de ley de jubilación anticipada a los 55 años para los maestros, pero es un tema muy complicado por la cantidad de dinero que involucra su ejecución.

“Entonces, si los temas están sobre el tapete, se puede continuar con el diálogo y no amenazar con paros y huelgas que solo ocasionan atraso y pérdidas para los escolares y los padres de familia. No se debe permitir”, reiteró.

En torno al tema de la separación de sus cargos a aquellos condenados por terrorismo y violencia sexual, sostuvo que es muy preocupante que hasta la fecha todavía estén trabajando en el Minedu más de 980 personas que han sido condenados por estos delitos, dictando clases como maestros, o laborando en el área administrativa. Es necesario que el ministerio, en colaboración con el Poder Judicial, aceleren el proceso de separación de esta gente de las aulas de los niños y jóvenes del país, afirmó.

El educador mostró su sorpresa por elevado número de personas que se encuentran en esa relación. Recordó que hace cuatro meses aproximadamente, durante su gestión, cuando se instaló la Comisión encargada de identificar y destituir a estos sentenciados, solo se identificó a alrededor de 450 personas, de los cuales para inicio de clases en marzo, se había separado alrededor de 60 sentenciados.

“El tema no es sencillo, pues para proceder a la destitución del personal se tiene que contar obligatoriamente con las condenas consentidas y ejecutoriadas de las personas involucradas. Para ello es muy importante la colaboración del Poder Judicial, que debe brindar la información de todas las Cortes Superiores de Justicia del país”, aseveró.

Añadió que, una vez con las sentencias en la mano condena, recién se puede solicitar a la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) respectiva, que es la entidad que maneja el vínculo contractual, para que proceda a separar a las personas.