Puno: experto recuerda que contaminación de minería ilegal en cuencas hídricas es muy fuerte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

A propósito de destrucción de laguna de Ccumuni que involucra cuenca del río Suches.

RCR, 16 de septiembre de 2016.- El impacto de la minería ilegal en las cuencas hídricas de Puno sometidas a esta actividad es muy fuerte, manifestó el ingeniero Fidel Huisa Mamani, ex titular de la Dirección Regional de Minería de Puno (DREM) con motivo de la dramática reducción de agua en la laguna de Ccumuni.

En entrevista a RCR, Red de Comunicación Regional, el especialista explicó que las cuencas hídricas son muy vulnerables y los estudios coinciden en advertir que el impacto destructivo de la minería ilegal en la localidad de La Rinconada, en Ananea y en la ceja de selva puneña es muy fuerte.

El ex titular de la Dirección Regional de Minería de Puno no obstante precisó que el calentamiento global también incide de manera notable en el deshielo de los nevados y la reducción del agua en las lagunas.

Como es público, campesinos informaron a medios locales que mineros ilegales vienen secando la laguna de Ccumuni, en las inmediaciones del centro poblado La Rinconada, en el distrito de Ananea (provincia de San Antonio de Putina).

Para tal efecto, durante las 24 horas del día bombean aguas de esta cocha hacia las zonas mineras ilegales de Pampa Blanca y Callinsani. Se calcula que la laguna ha bajado de nivel aproximadamente 20 metros de altura con los consiguientes estragos en la flora y fauna.

La laguna de Ccumuni tiene como afluente las aguas del deshielo de los nevados de la cordillera Oriental y tiene su desembocadura hacia la cuenca del río Suches, una de las más importantes de Puno.

El catedrático de la Universidad Nacional del Altiplano dijo que los pasivos ambientales que deja la minería informal e ilegal en la región afecta principalmente las aguas superficiales, sin embargo, las autoridades no toman cartas en el asunto.

Llamó la atención que en la región se requiere de un balance hídrico de las cuencas y micro cuencas y, un apropiado manejo con lineamientos técnicos, falencia ante la cual prevalece la existencia de una serie de entidades fiscalizadoras que no toman en serio sus tareas y no unifican esfuerzos.