En Vivo

PROYECTO TECNOLÓGICO HORNO ELÉCTRICO AL VACIO INTEGRA LA INDUSTRIA MINERA CON LA AGRICULTURA Y LA ACUICULTURA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 27 de mayo de 2021.- Carlos Villachica León, ingeniero metalurgista e investigador de la empresa Smallvill, presentó un proyecto tecnológico denominado HEVA (Horno Eléctrico al Vacío), para integrar la industria minera, de la cal y del cemento con la agricultura y la acuicultura a gran escala, en el marco de una transición hacia la economía circular.

“La aplicación de la tecnología HEVA para producir Cal y CO2 de calidad en forma masiva impulsaría la productividad de alimentos en la sierra, resolviendo el problema de desnutrición, anemia y pobreza en el corto plazo y eliminando una fuente importante de emisión de gases invernadero”, aseguró en el primer día del evento “Minería: sostenibilidad, impacto económico y propuestas electorales”, organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP),

Recalcó que esta iniciativa aumentaría la productividad minera, industrial, agrícola y acuícola en todo el país. “La fertilización carbónica en invernaderos logra alta productividad con la radiación solar y el CO2. En la sierra hay alto nivel de pobreza y desnutrición, porque no hay suficiente CO2 para que las plantas se puedan desarrollar a plenitud en las zonas de gran altitud”, precisó.

Precisó que cada año la minería peruana consume más de 2.5 millones de toneladas de cal que generan 4 millones de toneladas de emisiones de CO2, que perjudican al clima y no se aprovechan. “La tecnología HEVA recuperaría 2 millones de toneladas de CO2, aprovechables para fortalecer los cultivos andinos, y en general, de producción de alimento. Esto alcanzaría para alimentar a 60 millones de peruanos cada año, y se acabaría con la anemia y desnutrición infantil”, dijo.

También señaló que esa cantidad de CO2 produciría 0.8 millones de toneladas de microalgas (Espirulina), que son el alimento del futuro propuesto por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).