PROYECTO DE LEY DE RONDAS URBANAS YA ESTÁ LISTO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fiscal Tomás Gálvez Villegas, director del Centro de Asuntos Interculturales, Comunidades y Rondas Campesinas del Ministerio Público, dice que rondas urbanas tienen que comprometerse a movilizarse para expresar la necesidad de la aprobación esta ley para  vencer a delincuencia.

RCR, 19 de agosto 2019.- El proyecto de ley que incorpora  a las rondas urbanas en el marco de la ley de rondas campesinas ya está listo para su aprobación en el Congreso y es una propuesta trascendental porque involucra a la ciudadanía en la defensa de sus derechos, en la gestión de su desarrollo y en la protección de sus bienes, afirmó el fiscal Tomás Gálvez Villegas, director del centro de Asuntos Interculturales, Comunidades y Rondas Campesinas del Ministerio Público.  

El también coordinador de la comisión encargada de elaborar dicho proyecto de ley recalcó que ahora le corresponde a las rondas de Lima enviar la propuesta al Congreso para su debate y aprobación. “Las congresistas Estelita Bustos y Marisol Espinoza, quienes participaron en la comisión, se comprometieron en gestionar la aprobación del proyecto, aunque es obvio que se tiene que coordinar con los demás parlamentarios para que adviertan la necesidad de aprobar este proyecto de ley”, dijo.

En ese sentido, dijo que las rondas urbanas de Lima tienen que comprometerse a gestionar y movilizarse para expresar la necesidad de que se debata y apruebe esta ley, con el fin de vencer a la delincuencia. “El movimiento rondero tiene que demostrar que es masivo e involucra a la mayor parte de la población y que la legalización de las rondas urbanas es una necesidad pública”, indicó.

“Esta es la oportunidad del actual de Congreso de aprobar una ley de transcendencia que puede cambiar el rostro del país y constituirse en la principal herramienta para enfrentar a la delincuencia y a la corrupción. En el caso de la corrupción, este proyecto faculta a las rondas el fiscalizar la ejecución de los presupuestos públicos que se ejecutan en sus circunscripciones y comunidades”, destacó.

Gálvez Villegas comentó que la propuesta se enriqueció mucho con los aportes de ronderos de distritos limeños como Comas, Carabayllo, San Martín de Porres, Los Olivos, Puente Piedra, San Juan de Lurigancho, Jicamarca, El Agustino, Santa Anita, entre otros.

“Desde marzo hemos ido trabajando a nivel nacional y de Lima para informar sobre la formación y el funcionamiento de las rondas urbanas, así como la necesidad de la elaboración de un anteproyecto para que las rondas urbanas trabajen con una base legal, derechos y facultades reconocidas legalmente”, sostuvo.

Comentó que “en estas reuniones los vecinos asistieron masivamente y mostrando entusiasmo, porque consideran que es la única alternativa que tienen para enfrentar a la delincuencia y llevar la paz a cada uno de sus barrios y distritos. Todos se comprometieron y participaron, difundieron las ideas, y además venían a nuestra oficina de Asuntos Interculturales para presentar sus observaciones”.

Una sola ley de rondas

El fiscal desestimó la contrapropuesta de una ley de rondas urbanas separada de la actual ley de rondas campesinas, pues considera que la división entre lo urbano y rural ya no existe. “Hay gente que desarrolla su actividad en el campo, pero vive en la ciudad. La migración ha determinado que los provincianos vivan en las ciudades con una cultura y prácticas propias de su comunidad ancestral”, argumentó.

“El 70% de la población está ahora en la ciudad. Cuando se dio la ley de rondas campesinas, el 70% vivía en el campo. La tendencia para el año 2030 es que en el campo solo permanecerá el 15% de la población. Los grandes cinturones periféricos de las ciudades son de tipo rural. En el campo también hay distintos actividades propias de la ciudad como el mantenimiento de bosques, la actividad industrial y la labor de las ONGs. El sistema de comunicación actual es fluido porque en el campo hay internet y todo tipo de vehículos de transporte”, explicó.

Insistió en que “las actividades de los mundos rural y urbano ya no justifican una diferenciación entre mundo rural y urbano. La ley tiene que ser una sola para fortalecer el movimiento rondero y fortalecer sus actividades en las ciudades y en el campo. La ronda es una sola y tiene que estar comprendida en una sola una ley con las mismas facultades y atributos tanto para las rondas urbanas como campesinas”.

Escuchar entrevista…