PROYECCIÓN DE CRECIMIENTO A 3.5% ES SOLAMENTE UN BUEN DESEO DE VIZCARRA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Economista Jorge González Izquierdo sostiene también que la paralización del proyecto Tía María afectará a la economía del país, por la pérdida de empleos y lo que no recaudará del canon que genera regalías para la región Arequipa y gobiernos locales.

RCR, 09 de agosto 2109.- El crecimiento de la economía peruana se ha reducido a menos de la mitad, alertó el economista Jorge González Izquierdo, al calificar como solo un buen deseo la estimación de que llegará a 3,5 por ciento del PBI a fin de año, como estima el presidente de la República, Martín Vizcarra.

“Es probable que los primeros seis meses cerremos con un crecimiento de 1.7. Pero, para llegar al 3.5% a fines del 2019, en los siguientes seis meses el crecimiento tendría que ser de 6%. Si en los primeros seis meses crecimos 1.7%, ¿qué nos haría crecer en los siguientes seis meses sea de 6%? Eso es una barbaridad. Por eso digo, que la cifra de 3.5% es solo un deseo del presidente Vizcarra”, remarcó.

El economista informó que el crecimiento potencial de la economía peruana siempre está por el orden del 4%, por lo que –indicó- “estamos por debajo de la mitad”. Sin embargo, precisó que estamos en un proceso de desaceleración y no de recesión.

González Izquierdo señaló que el bajo crecimiento de la economía peruana afecta a los ciudadanos con una mínima o nula creación de nuevos puestos de trabajo formal, como que se presenta actualmente ya que en julio la tasa fue de solo 0,2 por ciento, según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Asimismo, cuando la economía crece poco, el ingreso promedio de la población no crece o hasta se reduce, y el tercer factor es la caída del crédito al que acuden las familias cuando los recursos no alcanzan para sus gastos mensuales.

El docente universitario recomendó a todos los empleados y trabajadores en general que cuiden sus puestos. “Por favor, no asuman actitudes de ‘no me gusta mi jefe, no me gusta el trabajo y entonces me voy’. No hagan eso, porque conseguir un nuevo trabajo formal está bien difícil”, advirtió.

Explicó que la razón de la desaceleración económica es la reducción del gasto interno, ocasionada porque la inversión pública en sus tres niveles (gobierno, regiones y municipalidades), tuvo un desempeño negativo (-3%).

Asimismo, ante los problemas que presenta el proyecto Tía María, los empresarios prefieren postergar sus inversiones hasta conocer cómo se desarrollarán sus sucesos en el país y si existen las garantías necesarias.