En Vivo

Prevención del cáncer de cuello uterino mejorará con nueva guía clínica

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Lima, ene. 6. El Ministerio de Salud (Minsa) aprobó la guía técnica de práctica clínica para la prevención, detección y manejo adecuado del cáncer de cuello uterino (cervical) para el uso del personal de todos los establecimientos de salud del país.

Según informaron voceros de dicha institución, el objetivo es reducir la morbilidad, mortalidad y discapacidad por este tipo de cáncer.

Esta guía permitirá establecer pautas necesarias sobre los criterios de diagnóstico para lesiones pre malignas y cáncer de cuello uterino; exámenes auxiliares como papanicolaou, inspección visual con ácido acético, pruebas moleculares para la detección del virus del papiloma humano (VPH) y colposcopia, entre otros.
Asimismo, sobre la prevención primaria con la vacuna contra el VPH y secundaria con el tamizaje en la población en general.

En la guía se recomienda realizar este tipo de pruebas para la detección temprana a partir de los 30 años. Asimismo, indica tener en cuenta que el cáncer invasor en estadio temprano presenta escasos síntomas.
También señala que los síntomas del cáncer de cuello uterino avanzado incluyen sangrado anormal por la vagina o cambios en el ciclo menstrual que no son explicables; sangrado cuando existe contacto con el cérvix, por ejemplo durante el coito o el uso de diafragma; y dolor durante el coito.

De igual forma, se explica el manejo de lesiones premalignas a través de la ablación y por escisión electro quirúrgica con asa de la zona de transformación. Información que ayudará al personal de salud dedicado a la detección temprana, atención integral, seguimiento y rehabilitación de pacientes con riesgo de desarrollar este cáncer.

En el Perú cada 5 horas muere una mujer por cáncer cervical. El riesgo de morir por este cáncer antes de los 75 años es tres veces más alto en mujeres de países en desarrollo que las que viven en países desarrollados. Se trata de una amenaza para la salud de las mujeres peruanas y sus familias y, por tanto, un problema de salud pública.

Fuente: Andina