PRESIÓN AL ALZA DEL DÓLAR SEGUIRÍA EN SETIEMBRE, ESTIMAN BANCOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Gestión 

En medio de mercados nerviosos por la confluencia de eventos externos negativos, el dólar sigue acelerándose y rompiendo marcas.

Ayer, la divisa estadounidense superó el nivel psicológico de S/ 3.40, barrera que superó luego de 32 meses (desde el 19 de diciembre del 2016). Al cierre de la sesión, el dólar cotizó en S/ 3.402, presionado por la demanda de empresas y extranjeros.

Contribuyó al rally del billete verde el hecho de que los bancos están cortos de dólares, pues en jornadas previas vendieron esa moneda porque no estaba en sus cálculos que trepara tan rápidamente a S/ 3.40, reconoció un gerente de tesorería bancario.

Detonante

El detonante de la mayor demanda de dólares en el Perú y en Latinoamérica es el incierto desenlace que tendrá la guerra comercial entre EE.UU. y China, conflicto que –más bien– tiende a escalar con el paso del tiempo, explicaron los bancos.

En tal contexto de incertidumbre predomina el sentimiento ‘risk off’ o de aversión al riesgo entre los inversionistas y participantes del mercado, que los impulsa, como medida de protección, a refugiarse en activos seguros, como el dólar, yen y bonos estadounidenses, al tiempo que se desprenden de monedas y papeles de plazas emergentes, como la peruana, dijo un banquero.

“Es una demanda real por dólares no solo en Perú sino en toda la región, que justifica que aquí el dólar suba a S/ 3.40”, añadió. “Los mercados siguen nerviosos aquí y afuera, e incluso el dólar está rezagado en el Perú, pues en otros países de la región sube más fuerte en el año”, refirió otro gerente de tesorería.

En efecto, en lo que va del año, el dólar en el mercado local sube 0.98%, mientras que en Chile, 3.99%; en México, 2.54%; Colombia, 6.54% y en Brasil, 7.05%, según datos de Bloomberg.

En agosto, la moneda estadounidense escaló de S/ 3.305 a S/ 3.402, la mayor alza mensual (2.93%) desde marzo del 2013.

Setiembre

El recrudecimiento de la guerra comercial, que acentúa la desaceleración económica global y aviva los temores de recesión en países desarrollados, apuntaló al dólar en agosto y seguirá marcándolo en setiembre, coincidieron en señalar los ejecutivos bancarios.

“El 1 de setiembre empiezan aranceles adicionales de EE.UU. y China y el panorama no es nada claro, por tanto, con la incertidumbre hay espacio para que los extranjeros sigan comprando dólares y elevando su precio”, dijo uno de los entrevistados.

“No hay razones para un alivio en el alza del dólar, los agentes van a comprar dólares cada vez que baje su cotización, lo que mantendrá las presiones hacia arriba”, estimó otro ejecutivo.

En ese contexto, los bancos anticipan que la divisa se moverá en un rango de S/ 3.38 a S/ 3.435 en setiembre, aunque bajo el atento escrutinio del Banco Central de Reserva (BCR), que estará presto a intervenir para atenuar movimientos demasiado bruscos.

Bolsa retrocede 8.9% en los últimos cuatro meses

La Bolsa de Valores de Lima (BVL) cerró en azul ayer, con un avance de 0.9%; sin embargo, durante el mes cedió 4.62%. Esta es la segunda caída más fuerte en el año, después de que en mayo bajara 4.66%. Incluso, en los cuatro últimos meses, la BVL acumula una caída de 8.93%. El retroceso de la bolsa se explica por el escalamiento de la guerra comercial entre EE.UU. y China, así como por el descenso de precios de los commodities, dijo Luis Eduardo Falen, analista sénior de Intéligo SAB.

Los más afectados fueron los metales básicos, a diferencia del oro y la plata que mostraron buenos rendimientos en el mes, agregó. Según el analista, “ha habido una salida de activos de riesgo en busca de activos refugio”. Asimismo, Falen precisó que el ruido político interno afectó la plaza bursátil solo en los primeros días de agosto. El desempeño de la bolsa en setiembre dependerá de la evolución del entorno internacional y de la fortaleza de la demanda interna, refirió. En el mes, los sectores industrial (-6.54%), minero (-5.64%) y financiero (-4.8%) fueron los más perjudicados en la BVL, mientras que servicios y eléctricas subieron 1.53%, respectivamente.