PRESIDENTE VIZCARRA OPTÓ POR ESTRATEGIA FINAL DEL DIVORCIO CON EL CONGRESO POR PROPUESTA DE ADELANTO DE ELECCIONES AL 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Analista político, Gonzalo Banda, consideró también un panorama muy difícil para el debate de una nueva Ley General de Minería, sobre todo –anotó- con actores políticos que están de salida de la administración del poder en el país.

RCR, 30 de julio.  El presidente Martín Vizcarra ha optado por una estrategia final del divorcio con el Congreso con la presentación de su propuesta de reforma constitucional de adelanto de las elecciones generales para el 2020, el analista político, Gonzalo Banda.

“Creo que (Martín Vizcarra) se siente sin fuerzas para continuar con un mandato que, tal vez, él prevé que va a ser muy difícil, con un Parlamento hostil y sólo siete miembros de su bancada. Y,  en ese camino, ha optado por la salida de recortar su mandato, mediante una reforma constitucional”, subrayó.

En ese sentido, sostuvo que el jefe de Estado no se decantó por una disolución inmediata del Congreso, con la presentación de segunda cuestión de confianza por las reformas políticas y la inmunidad parlamentaria, por considerarla una alternativa “un poco forzada”.

“Creo que para disolver el Congreso, la interpretación de que la cuestión de confianza le fue denegada, en forma diferida, era un poco forzada. Y, seguramente, algunos de sus asesores le dijeron muchos de los congresistas iban a asumir esta postura como de abierto enfrentamiento y que iba a lindar con la inconstitucionalidad”, anotó.

En ese sentido, Banda estimó que el presidente Vizcarra cometió errores en el manejo de algunos conflictos sociales y mineros como, por ejemplo, el manejo de la comunicación de la licencia de construcción para la realización del proyecto Tía María; y como lo hubo, además, con el emprendimiento de Las Bambas (Apurímac).

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Banda consideró también un panorama muy difícil para el debate de una nueva Ley General de Minería, sobre todo –anotó- con actores políticos que están de salida de la administración del poder en el país. “Y creo que este escenario, no es el más propicio para debatir una nueva Ley General de Minería”, apuntó.  

El docente de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa estimó que el presidente Vizcarra está     tratando de tender puentes con los sectores de la Macrorregión Sur que interpreta que no son tan radicales.

“Porque hay que entender que en la protesta por (el proyecto minero) Tía María, si bien los gobernadores regionales en un sentido, y el gobernador regional de Arequipa, han encabezado la protesta, en el valle del Tambo hay actores políticos más radicales que no solamente están pidiendo la cancelación de la licencia de construcción, sino que piden la cancelación de cualquier proyecto que pueda haber en la mina de Tía María, independientemente de quien vaya a ser el operador. Creo que él está intentando abrir una puerta de diálogo con los gobernadores regionales para que hagan una especie de mediación con los alcaldes distritales que son mucho más radicales y mucho más difíciles de convencer”, enfatizó.  

En ese contexto, advirtió que el sur del Perú está padeciendo, una vez más, la falta de nuevos proyectos de inversión.

“Los proyectos de inversión que iban a dinamizar la inversión en el sur peruano, como el Gasoducto del sur andino, Tía María; en un sentido, Las Bambas, tienen varias dificultades en este momento. Y a eso se aúna la ausencia de inversión pública… Extrañamos mucho el dinamismo económico de los años 2007, 2008 y 2009, en que hubo gran dinamismo minero”, puntualizó.