En Vivo

PRESIDENTE CASTILLO TIENE LA OBLIGACIÓN DE TRANSPARENTAR Y PUBLICAR SUS REUNIONES CON EMPRESARIOS Y POLÍTICOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 30 de Noviembre 2021 .– El analista político Pierre Marzo sostuvo que el presidente Pedro Castillo tiene la obligación de transparentar y publicar todas sus reuniones con empresarios y políticos. Enfatizó, además, que las reuniones que puedan sostener un jefe de Estado, un gobernador regional o un alcalde pertenecen a la esfera pública y no pueden ser considerados encuentros personales.

“El presidente puede tener vida personal cuando se trata de su vida sexual, pero reuniones con empresarios ya no es personal, es público. Tener reuniones con políticos no es personal, es público. Estas son las características del cargo, a mayor responsabilidad. Igual ocurre con el gobernador regional, con el alcalde, con el congresista. Su vida personal se reduce al mínimo y si no le gusta tiene que dejar el cargo”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Remarcó que la transparencia y publicidad de los actos del presidente de la República es algo que también le corresponde a los gobernadores regionales y alcaldes. “Esta misma exigencia de publicidad máxima que se le exige al presidente de la República también le corresponde a los gobernadores y alcaldes, porque ellos tampoco pueden reunirse con empresarios y familiares de empresarios. Tampoco pueden permitir que hijos, sobrinos, nietos, cuñados, entren a despachar con él, más aún cuando tienen empresas de construcción en el marco del territorio”, indicó.

Señaló que los ciudadanos deben exigir al presidente de la República, al gobernador regional y al alcalde, el mismo nivel de transparencia y publicidad en todos sus actos y el mismo nivel de cuidado en ver con quienes se reúnen, más aún si se trata de personas vinculadas al mundo de la construcción.

“Ya sabemos que en el mundo de la construcción nace la corrupción nacional, regional y local. Lamentablemente es lo que hemos visto en el país y mientras no se despejen esas sospechas hay una especie de derecho de los ciudadanos de tener el detalle de ese tipo de reuniones”, observó.

Mencionó que el procurador general del Estado ha recordado que ya hay un informe de Contraloría, que da recomendaciones y pautas en relación con la transparencia de los actos del presidente de la República. “Y sobre eso hay un tema de fondo, que es que el presidente está aprendiendo a comportarse como presidente de la República. Eso significa personificación de la nación. Eso significa que el espacio de los asuntos privados se reduce cuando se vuelve autoridad pública”, subrayó.

Existe infracción al deber de publicidad y transparencia

Precisó que todavía no hay ningún indicio de delito en las reuniones de Castillo, pero recalcó que sí existe una infracción al deber de publicidad y de transparentar las reuniones en el portal web de la presidencia de la República. “El punto acá es distinguir la obligación de transparencia del acto delictivo. La obligación de transparencia está y por lo tanto el dato de con quién se reúne tiene que ser publicado y el dato de qué se trata la reunión tiene que ser informado si alguien pregunta”, puntualizó.

“El delito es otra cosa y el Ministerio Público tiene que ver si hay indicios de la comisión de un delito. Eso tiene que verse de forma casuística y tiene que verse otros elementos. La transparencia es la primera razón y por ahí es que la ciudadanía y los periodistas han de tener toda la información de con quien se reúne el presidente y de que trata esta reunión. Si luego se hace esa vinculación con cualquier acto delictivo, el Ministerio Público tiene que entrar y toda la información tiene que ponerse a su disposición”, subrayó.

Destacó que el papel del asesor presidencial es fundamental para que no se cometan esas infracciones. “Es difícil encontrar un asesor de confianza, porque el asesor debe ser reservado y conocer las normas jurídicas, tiene que decirle al presidente si una firma puede ser un elemento delictivo o una infracción constitucional. Luego, tiene que tener un asesor comunicacional, que lo ayude en lo que se debe divulgar y en lo que debe decir y debe reservarse. Luego, debe tener un asesor político, que lo ayude con las relaciones con el Congreso. Los tres tienen que ser de mucha confianza y tienen que venir de entornos de alto profesionalismo, porque el asesor no es de la persona, es de la institución”, explicó.

Ver entrevista …..