En Vivo

PPK: mentalidad burocrática impide que proyectos como Michiquillay se desarrollen

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El presidente Pedro Pablo Kuczynski señaló que el Perú es el productor más eficiente del mundo en cobre y destacó el precio actual del metal como una gran oportunidad. En declaraciones a Radio Programa del Perú – RPP, enfatizó, sin embargo, que hay una mentalidad burocrática que impide el desarrollo de los proyectos, como en el caso del proyecto Michiquillay, en Cajamarca.

“Por ejemplo, en el caso de Michiquillay ya estaba todo andando con (la empresa minera) Votorantim, que ha presentado una iniciativa privada y a alguien se le ocurrió contratar un consultor que dijo que se tenía que revisar el contrato a los cinco años”, sostuvo. “¿Quién va a construir una mina si en cinco años hay que cambiar todo?”, se preguntó.

Cabe indicar, que el mes pasado la empresa Milpo, controlada por la brasileña Votorantin Metais, decidió no continuar con la Iniciativa Privada Autosostenida – IPA para desarrollar el proyecto Michiquillay debido a que las propuestas de modificación planteadas por Proinversión, en opinión de la empresa, “no se ajustan a condiciones de mercado”.

Asimismo, indicó que entre los proyectos mineros que tienen más posibilidades de tener luz verde a corto plazo está Quellaveco. “Es el más grande de lejos. Y hay otros como, por ejemplo, Shougang que está triplicando su producción a veinticuatro millones de toneladas». Al referirse al factor que ha motivado que a la fecha Quellaveco no se ha puesto en marcha, señaló que la empresa Anglo American, propietaria del proyecto, tiene un problema estrictamente financiero.

«El tema de Anglo American es muy sencillo, es una empresa muy grande que se metió a un proyecto gigantesco de mineral de hierro en Brasil que terminó costando cuatro veces más de lo que esperaban, entonces han tenido que esperar que se arreglen sus finanzas. Ellos quieren seguir controlando el proyecto (Quellaveco), y se les ha dicho que nosotros (el gobierno) podemos ayudarlos a conseguir socios, ya tienes uno que se llama Mitsubishi, podrías tener otro que se llama Southern o podrías tener otro japonés», remarcó.

En cuanto al conflicto sobre el proyecto cuprífero Tía María, ubicado en Arequipa, aseveró que se «está calmando». «En Tía María hay posibilidades, pero la empresa y el gobierno tenemos que trabajar juntos para convencer a la población que el proyecto no les va a hacer daño. Los vientos van de sur a norte, Cocachacra está al sur, he ido allá y me he sentado en el estadio y he conversado con las señoras que tenían sus banderas que decían -mina no, agro sí-, pero tuvimos una conversación y creo que todo se está calmando. Lo que vamos a hacer es ayudar a mejorar el río (Tambo) con una represa, eso va a cambiar el valle y con eso Tía María podrá salir adelante», sostuvo.