PORTAL EL MONTONERO: SEÑOR VARGAS LLOSA, ¿POR QUÉ NO SE CALLA?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Portal El Montonero – Víctor Andrés Ponce

Se opone al asilo de García y descarta persecución política

El nobel peruano, Mario Vargas Llosa, ha vuelto a gastarse un artículo sobre el país, rechazando que Uruguay conceda el asilo al ex presidente Alan García y negando la posibilidad de algún tipo de persecución política. Muy por el contrario, el escritor se deshace en elogios a los fiscales y jueces carceleros que violan el principio constitucional de la presunción de inocencia y abusan de la prisión preventiva. Para el nobel, la opinión casi unánime de los académicos, de los magistrados de instancias superiores e incluso de los integrantes del Tribunal Constitucional en contra de este tipo de carcelerías, no tiene valor alguno.

Señor Vargas Llosa, le expreso algunas razones por las que asilo o hablar de persecución política en contra de la oposición en el Perú no es una exageración. En nuestro ordenamiento jurídico existe la investigación preliminar, la acusación fiscal y el proceso judicial propiamente dicho (con su pluralidad de instancias). Por si no lo sabe, Keiko Fujimori —la lideresa de oposición que participó en las últimas dos segundas vueltas— y los dirigentes de Fuerza Popular están encarcelados sin acusación fiscal. ¿Se puede imaginar algo así en una democracia? Usted dirá que sucedió lo mismos con sus amigos Ollanta Humala y Nadine Heredia, pero todos sabemos que con los yerros no se construyen democracias. Algo más. Keiko no tocó un solo sol del fisco nacional porque nunca llegó al poder. Sin embargo, Toledo, Humala, PPK y Villarán, todos ellos promovidos por usted, manejaron millones de soles del Estado y cobraron coimas comprobadas, pero están sentados en sus hogares leyendo sus artículos en El País.

Usted seguramente señalará que este tipo de yerros suceden en democracia, pero luego la propia institucionalidad corrige. Le preciso: en el Perú ha surgido una mayoría (como en todas las experiencias autoritarias) que pretende linchar a una minoría, sin importar la Constitución y las leyes. Las audiencias contra Keiko fueron transmitidas en cadena nacional por los medios tradicionales mientras se silenciaba el informe de la Comisión investigadora del Caso Lava Jato, del Legislativo, que desnudaba la megacorrupción de los últimos 20 años que perpetraron sus amigos y protegidos. ¿No existe una avalancha que presiona a los magistrados de las instancias superiores?

Le cuento algo más. En el país ha surgido una unanimidad (de corte goebbeliano) de los medios tradicionales por el temor a que el Congreso vuelva a regular el subsidio estatal a los medios privados y por el pánico a que la justicia procese a algunos propietarios de medios. Los equilibrios se han pulverizado como en todas las experiencias autoritarias.

Seguramente usted responderá que en el Perú continúa el equilibrio de poderes y el control del poder político. Le informo: el presidente Vizcarra impuso un referéndum (como lo hacen los caudillos plebiscitarios de la región) y los temas de la consulta popular, no obstante que la Carta Política de 1993 le niega expresamente esas prerrogativas. ¿Cómo? En base a las encuestas de Ipsos amenazó con cerrar el Congreso y los legisladores se allanaron a las presiones presidenciales. Le agrego algo más. El presidente Vizcarra y el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, con el apoyo de los medios tradicionales, exigen la salida de Pedro Chávarry de la Fiscalía de la Nación, cabalgando sobre una campaña de demolición jamás vista. Si no lo han logrado es porque el señor Chávarry es un hombre decente que no acepta que se mancillen sus cuatro décadas incuestionables en la magistratura.

Es en este terrible contexto que García ha pedido el asilo al Uruguay. Usted dice que el ex presidente aprista está comprometido en la corrupción del Metro de Lima. ¿De dónde saca esa información? ¿No sabe que Marcelo Odebrecht y Jorge Barata lo han negado explícitamente? ¿No sabe que dos Fiscales de la Nación han archivado investigaciones contra García por los mismos temas y que la megacomisión del Congreso —organizada por su amiga Nadine— no encontró desbalance patrimonial en el líder aprista? ¿Quién le desinforma de esa manera? Las acusaciones de Gustavo Gorriti e IDL-Reporteros señalan que Odebrecht pagó US$ 100,000 dólares a García en el 2012 —después de que este dejara el poder—, pero el ex presidente aprista declaró ese ingreso a la autoridad tributaria y pagó los respectivos impuestos.

García vino desde Madrid a una diligencia, pero el fiscal y el juez carcelero establecieron el impedimento de salida. ¿No cree que le esperan las mismas arbitrariedades que padece Keiko? Nadie pretende defender a García, se le debe investigar hasta el final, pero ¿usted acaso duda de que IDL-Reporteros y los magistrados carceleros lo encarcelarán por quítame esta paja, tal como lo hicieron con los fujimoristas?

Algo más, señor, Vargas Llosa. Después del referéndum la polarización continuará porque Vizcarra apoya la no reelección, pero se opone a la bicameralidad, con objeto de liquidar a la mayoría legislativa y a los partidos políticos. ¿Usted apoya esa barbaridad política que destruye dos décadas de activos institucionales?

Me atrevo a señalar que usted se opone al asilo de García porque ese acto reconocería al instante la arbitrariedad de la carcelería de Keiko y los dirigentes de Fuerza Popular. Y usted, como los comunistas y los colectivistas, considera que el fujimorismo no debe tener espacio en la política peruana. Lo contrario sería reconocer que el Perú no se jodió cuando usted perdió las elecciones de 1990. Su megalomanía es tan extrema que usted quiere su propia historia, su propio relato, al margen de la democracia y la continuidad de las instituciones. ¡Las pasiones sirven para las novelas, pero solo destruyen naciones! Por todas estas consideraciones y los yerros cometidos (apoyando a Toledo, Humala, PPK y Villarán), y tal como lo dijo el rey, ¿por qué no se calla?