En Vivo

¿POR QUÉ SE QUIERE DIVIDIR A LAS COMUNIDADES DE COBRIZA?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: El Bambacho

El último jueves una información prendió las alarmas en la Oroya debido a que la falta de pago del servicio de electricidad dejaría sin luz a todas las propiedades de Doe Run dejaría y que, además, no podría funcionar las bombas que abastecen de agua no solo al campamento sino también a la comisaría, a los colegios, al centro médico.

Horas después, la empresa Consultores A1, liquidadora de Doe Run, puso paños fríos a la alerta y comunicó que se llevaba adelante una negoción de pago con la compañía suministradora de electricidad Inland Energy. Pero ¿por qué esta se produce esta situación? Para responder esa pregunta indagamos a través de algunas fuentes vinculadas a la empresa que se encuentra en situación de liquidación en marcha y cuyos principales activos son el Complejo Metalúrgico de la Oroya y la Minas Cobriza.

Las fuentes consultadas en La Oroya, señalaron que el único ingreso que le queda en la actualidad a la empresa en liquidación son concentrados de cobre en la mina Cobriza, cuya venta es crucial para atender los compromisos laborales de los trabajadores, así como los servicios.

Sin embargo, una asamblea de comunidades que están a la expectativa que la liquidadora Consultores A1 resuelva de una vez el problema a través de la venta de Cobriza, acordó impedir la disposición de dichos concentrados bajo el argumento que es lo único que les queda como garantía de que la transferencia será ratificada por la junta de acreedores el próximo 20 de este mes.

Al producirse esa situación, no se podía cumplir con el pago de los servicios de electricidad y tampoco los salarios. Las fuentes señalaron también que la negativa de las comunidades se genera por intereses particulares de algunos grupos que tratan de dividirlas con argumentos falsos, lo que estarían confundiendo a algunos de sus dirigentes.

¿Cuál sería el objetivo? Obstaculizar la ratificación de la venta de Cobriza para apoderarse de la mina y operarla de manera informal, hecho que sería, como lo señaló en diversas ocasiones la alcaldesa de la Municipalidad de San Pedro de Coris, provincia de Churcampa, Huancavelica, Yanet Meza Aguirre,  totalmente dañino para la población y para las perspectivas de desarrollo de toda la provincia de Churcampa y de la región.

¿Quién o quienes estarían detrás de este juego perverso?, las fuentes señalan, que uno de los que estarían empeñados en dicha maniobra sería el contratista Manuel Guerra, quien habría trabajado brindando servicios en Cobriza por mucho tiempo con los anteriores liquidadores de Doe Run. Guerra sería propietario de la empresa Brynajom, que, a su vez, en el 2014 habría reclamado una deuda de 4.2 millones de dólares por servicios brindados en Cobriza.

Las fuentes también sindican a Guerra, haber suministrado explosivos de manera ilegal a dirigentes del sindicato de Cobriza que suscribieron contratos ilegales para operar la mina. Esta sería parte del panorama que se presenta en este proyecto a pocos días de la ratificación de la venta de Cobriza a una empresa formal con espaldas financieras de fondos canadienses. En tanto, la alcaldesa Janett Meza gestiona que la transferencia se apruebe definitivamente el próximo 20 de este mes y Cobriza pueda convertirse en el proyecto que genere el desarrollo de las comunidades de San Pedro de Coris.