En Vivo

PLANTEAN EMPODERAR A MERCEDES ARÁOZ PARA QUE LIDERE PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN CON CAMBIOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Juan  Manuel Benítez, director Ejecutivo del Instituto Crecer y ex ministro de Agricultura y Riego precisó que se deben tomar decisiones rápidas para lograr el inicio inmediato, de las obras  acortando  plazos y procedimientos.

RCR, 29 de diciembre 2017.- La reconstrucción con cambios sufrió desde un principio, una falla de modelo y una falta de liderazgo. Se dijo que no se debía replicar FORSUR, y se hizo casi lo mismo. En estos asuntos que requieren operatividad y velocidad, crear una autoridad desconectada de los ministerios no es lo más conveniente, pues le quita preponderancia a la toma de decisiones, generando desazón y desconfianza entre la población que no ve los resultados esperados, sostuvo Juan Manuel Benítez, director Ejecutivo del Instituto Crecer y ex ministro de Agricultura y Riego, en diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR).

En tal sentido, desde su experiencia como responsable de la campaña de prevención del fenómeno El Niño en el gobierno pasado, propuso como solución que la presidenta del Consejo de Ministros (PCM), Mercedes Araoz, sea la figura que tome la batuta y lidere todo el proceso de la rehabilitación y reconstrucción de las zonas afectadas por el Niño Costero, teniendo como prioridad el norte del país y específicamente, empezando por Piura.

“Ella con su equipo de ministros sesionando en plena región, coordinando con el director de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), el gobernador regional y los alcaldes, siguiendo paso a paso todos los procesos y dando cuenta a la población de los avances concretos en las obras semana a semana, provocaría una aceleración muy positiva en la gestión que requieren estas zonas del país”, expresó.

En su opinión, en estos momentos ya no cabe que las autoridades hablen de iniciar obras dentro de 5 meses porque ello enerva a la población, se deben tomar decisiones rápidas para lograr el inicio inmediato, procurando la manera de acortar los plazos y procedimientos.

Precisó que es el momento de empoderar a la PCM, con la finalidad que ponga como prioridad número una a las personas. “La gente no puede seguir viviendo en carpas o en la calle, afectados por plagas, e infecciones a causa de desagues colapsados expuestos. El verano se acerca, y con el calor también llega el dengue”, advirtió.

En esa misma línea, añadió, se deben recuperar las capacidades básicas en las regiones, principalmente la transitabilidad a través de la rehabilitación de carreteras y puentes, pues las personas necesitan trasladarse, y además evitar los sobrecostos en el transporte de los productos locales que deben salir hacia los mercados.

Otra de las críticas del ex ministro Benítez al proceso, es la poca claridad en el tema de los conceptos, pues la mayoría de las veces se confunde rehabilitación con reconstrucción.

“Que se está haciendo ahora? Limpieza de cauces de los ríos por el tema de la cercanía de las lluvias. Eso no es siquiera rehabilitación, es prevención”, dijo.

AGRICULTURA

En torno a la situación de las zonas rurales afectadas, Benítez recordó que en esta oportunidad el sector agrícola no ha sufrido grandes daños, como en las anteriores experiencias de El Niño de 1983 y 1998, cuando el PBI del campo retrocedió en 2.5%. Ahora la caída estimada sería de aproximadamente el 0.5% del PBI, principalmente en productos de agroexportación como la palta.

Propuso el establecimiento de un programa de reactivación rápida para aprovechar una esperada abundancia de agua, restableciendo la viabilidad de los caminos destruidos que impactaría positivamente en la producción para el mercado interno, y para la agroexportación.

Un aspecto esencial, dijo, es el apoyo a través de los créditos del Banco Agropecuario, principalmente dirigiendo recursos a aliviar los problemas de deudas insolventes.

“Tal como se hizo el 2013 con los cafetaleros y su problema con la roya amarilla, se debe trabajar con la cartera pesada del banco, comprando deudas, bajando intereses y ampliando períodos de gracia”, detalló.