PLAN DE RECONSTRUCCIÓN NO ESTÁ LIGADO A ESTRATEGIA DE DESARROLLO DE LARGO PLAZO AFIRMA PRESIDENTE DE LA MCLCP

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Federico Arnillas solicita impulsar la participación de la gente afectada para que monitoreen los avances de los proyectos que se vayan ejecutando en las regiones

RCR, 08 de noviembre 2017.- La Mesa Nacional de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLP) se aunó a las críticas contra el proceso de reconstrucción que implementó el ex director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARC), Pablo de la Flor, en las regiones afectadas por los desastres que provocó el Niño Costero a principios de año.

Federico Arnillas, presidente de la institución señaló a través de RCR que el plan de reconstrucción a la fecha, se percibe básicamente como un listado de proyectos que no necesariamente están vinculados a una estrategia de desarrollo de largo plazo

En su opinión, debe existir una relación estrecha entre el proceso de reconstrucción y la estrategia de desarrollo local, regional y macro regional. “La pregunta que tenemos que hacernos es a qué estrategia de desarrollo de largo plazo debe de contribuir la reconstrucción, de tal manera que no tengamos que construir algo ahora que en cuatro o cinco años más tengamos que desarmarlo para poder seguir avanzando”, sostuvo Arnillas.

Poniendo un ejemplo dijo que cuando se construye una carretera, la inversión no debe tener un horizonte de unos pocos años sino se debería trazar una ruta de articulación entre una población y otra en determinadas áreas adyacentes y determinados mercados, en la perspectiva de alcanzar un desarrollo sostenible.

“Esa visión de desarrollo no estuvo clara en el plan de reconstrucción que presentó el saliente director ejecutivo de la ARC, Pablo de la Flor”, acotó.

En cuanto a las regiones, el directivo hizo hincapié en que la emergencia ha desnudado determinadas debilidades en sus estrategias de desarrollo, por lo que sería importante aprovechar el proceso electoral que está en marcha para construir  acuerdos de largo plazo y darles sostenibilidad.

“Todo ello debe de ir en paralelo con la atención de los reclamos de las regiones, los problemas de vivienda y salud, que son los puntos más delicados en el corto plazo. Además se debe tomar acciones para reducir las vulnerabilidades en las zonas afectadas debido a la probabilidad que ocurran nuevos desastres naturales”, comentó.

ENFRENTAMIENTO

Cabe señalar que una de las principales razones de la renuncia de Pablo de la Flor a la ARC, fue el enfrentamiento directo que tuvo con los presidentes regionales de la macroregion norte, a quienes calificó de poco capaces para gestionar los proyectos e inversiones que requiere la reconstrucción, que asciende a un monto de S/. 23,338 millones.

En declaraciones a la prensa a principios de setiembre, el director saliente adelantó que según una evaluación realizada a su gestión, cinco gobiernos regionales (Piura, Lambayeque, Tumbes, Cajamarca y Áncash) no había acreditado la suficiente capacidad de gasto de inversión en su zona de influencia, encontrándose por debajo del 75% de ejecución en sus respectivos presupuestos.

Ello generó la respuesta de los gobernadores y autoridades que refutaron las afirmaciones del ex directivo y pidieron una mayor participación de los gobiernos locales para acelerar la reconstrucción. Finalmente, suscribieron una carta en la que exigían la renuncia de De la Flor.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Finalmente, Arnillas se hizo eco del planteamiento de la Contraloría General de la República (CGR) de impulsar la participación de la propia gente de las zonas afectadas para que monitoreen los avances de los proyectos que se vayan ejecutando en las regiones.

“Antes que perseguir a culpables que roban, más eficiente es evitar que se produzca actos de corrupción, lo que implica concretar una relación activa entre medios de comunicación y participación ciudadana. Es muy importante que toda la información que se obtenga sobre la forma como se ejecuta un proyecto, como se costea, y/o como se brinda un servicio, sea pública, para que los ciudadanos conozcan todo lo que sucede. Es decir, que las personas que viven en el territorio puedan informar y, al mismo tiempo, ser testigos de la  ejecución de esos recursos o la calidad de los servicios”, concluyó.