En Vivo

PIURA: DENUNCIAN QUE CAPITÁN DE LA PNP QUE ATROPELLÓ A JOVEN SUBOFICIAL NO QUIERE HACERSE RESPONSABLE DEL ACCIDENTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Pepe Gamboa, padre del joven atropellado, contó que el capitán Carlos Navarro ni siquiera se ha acercado a la clínica para conocer el estado de salud del suboficial.

RCR, 27 de septiembre 2018.- El padre del joven suboficial de la Policía Nacional del Perú, José Alfredo Gamboa Aguilar, denunció que el capitán de la PNP Carlos Navarro Dioses, quien atropelló a su hijo hace más de una semana en la provincia de Sullana, en Piura, no quiere hacerse responsable por el accidente y ni siquiera se ha acercado a la clínica para conocer el estado de salud del suboficial, que hasta hace unos días se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), el padre del joven atropellado denunció que el capitán Navarro, quien manejaba a excesiva velocidad cuando sucedió el incidente, no ha mostrado interés por conocer cómo se encuentra el suboficial y tampoco se ha apersonado a mostrar su respaldo con los padres de Gambo Aguilar, quienes han tenido que retirar de la UCI a su hijo debido a que no cuentan con los fondos económicos suficientes para solventar los gastos de dicha unidad.

“Él no se ha acercado en ningún momento. Solo una señorita de la Policía, que se presentó como su pareja, se acercó hasta la clínica para tomar fotografías y decirnos que nuestro hijo no debió avanzar por la vía donde fue el accidente y que el capitán no era responsable de absolutamente nada. No respetó nuestro dolor ni nuestra preocupación por la salud de nuestro hijo. Realmente fue un acto inhumano lo que hizo esa señorita, que decía ser su pareja”, contó.

Además, Pepe Gamboa, padre del joven suboficial, precisó que el capitán Navarro -increíblemente- fue instructor de la escuela de oficiales de su menor hijo. Pese a esto, Navarro se ha negado a asumir la responsabilidad por el accidente e incluso, según dijo, quiso darse a la fuga cuando se suscitó el accidente, hecho que fue registrado en vídeo por los transeúntes que pasaban por esa zona al momento del atropello.

“A mi hijo lo dejaron tirado como un animal. El capitán se bajó a ver su carro y quiso darse a la fuga. Menos mal que frente al accidente había un grupo de mototaxistas y ellos lo han capturado. Pero en ningún momento el señor se ha querido hacerse responsable por mi hijo. Lo más triste es que luego se ha bajado y le ha tomado fotografías al carro y se fue a ver cómo podía repararlo. En ningún momento ha querido auxiliar a mi hijo. Eso realmente es inhumano”, lamentó.

En otro momento, Gamboa también denunció que aún no puede presentar la denuncia penal contra el capitán Navarro debido a que no cuenta con el documento oficial del médico legista, quien pese a tener la orden del Ministerio Público para hacer la intervención al joven suboficial, no se ha acercado a realizarla. Este hecho también ha generado la indignación de los padres de José Alfredo.

“El Ministerio Público ya le envió un oficio al médico legista de Piura para que haga la verificación in situ de mi hijo. Pero hasta el momento no se ha acercado a hacer la intervención o a tomar apuntes. Y yo no puedo proceder a la denuncia penal si no tengo el documento del legista. Esta situación me hace pensar muy mal. Yo quiero justicia para mi hijo y que los responsables asuman su castigo”, refirió.

CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

El pasado 11 de septiembre, el suboficial de la Policía Nacional del Perú, José Alfredo Gamboa Aguilar, conducía por una de las avenidas de Sullana rumbo a su trabajo. A falta de cinco cuadras para llegar a su destino, fue embestido de manera sorpresiva por el auto que manejaba el capitán de la PNP, Carlos Navarro Dioses.

El impacto, que destrozó el capote delantero del auto del suboficial, dejó a Gambo Aguilar con severos daños en el cuerpo. Pese al choque, el capitán Navarro no desaceleró y, por el contrario, se llevó el auto de Gambo Aguilar aproximadamente media cuadra más adelante. El desenlace sería aún más fatal.

El suboficial terminó en una clínica de Sullana, exactamente en la Unidad de Cuidados Intensivos, mientras que el capitán Carlos Navarro se fue, aparentemente, a un local mecánico para observar y reparar su vehículo. Después del accidente, Gambo y Aguilar no han vuelto a cruzarse.

Esta situación, según cuenta el padre del suboficial, se debe a que el capitán Navarro no quiere asumir la responsabilidad por el accidente y, aún peor, envío a su supuesta pareja a la clínica para dejarle en claro a los padres del suboficial que no se haría cargo pues “no tiene nada que asumir en este caso”.

 

Escuchar Entrevista