En Vivo

PERÚ RECUPERA LA MÁSCARA DE SICÁN DESPUÉS DE CASI 20 AÑOS DE PROCESO JUDICIAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Andina 

Ministra de Cultura, Patricia Balbuena, viajó a Alemania para recibir pieza arqueológica que fue decomisada en 1999

Después de 19 años de proceso judicial, el Perú recuperó la Máscara de Sicán, perteneciente a su patrimonio cultural, que en 1999 fue decomisada por parte de la Oficina de Interpol en Wiesbaden, Alemania, tras haber sido sustraída ilegalmente.

La ministra de Cultura, Patricia Balbuena, recibió hoy la pieza arqueológica de manos del Plenipotenciario del Estado Libre de Baviera ante el Estado Federal, Rolf-Dieter Jungk, quien entregó el respectivo permiso de exportación.

“Estoy contenta de recibir uno de los bienes más emblemáticos de las culturas norteñas del Perú, una Máscara de Sicán. Agradezco al Tribunal de Justicia alemán por su impecable desempeño en el proceso judicial, a la Oficina de Investigación Criminal de Baviera, que se encargó de custodiar el bien cultural, y a todas las autoridades, y también a nuestra Cancillería, que intervino en este largo camino, el cual finaliza hoy con la entrega de la Máscara de Sicán”, subrayó la ministra Balbuena.

En el año 1999, la Máscara de Sicán no contaba con autorización de salida del país ni se había autorizado la exportación de alguna réplica con características similares.

Cuando la pieza arqueológica fue decomisada se inició un proceso judicial ante el Tribunal Regional de Munich, que el 15 de diciembre del 2016, a través de la Sexta Sala Civil, emitió una sentencia ordenando la liberación de la Máscara de Sicán, confiscada por la Fiscalía del Munich, y autorizando su entrega al Estado peruano.

Máscara Sicán

Es una máscara funeraria elaborada alrededor del 1,200 d.C. con una lámina de oro martillada y recortada con decoración repujada. Representa a Naylamp, personaje mitológico, considerado el fundador de la dinastía de soberanos en la civilización Lambayeque. Fue descubierta en 1991 y estudiada minuciosamente por el arqueólogo japonés Izumi Shimada.

La Máscara de Sicán retrata un rostro antropomorfo estilizado, con grandes ojos almendrados, de los que penden cuentas de resina de algarrobo, cuarzo y esmeraldas ensartadas en delgados tubos o alambres. La nariz y boca de la máscara es pequeña y lleva además narigueras y flecos nasales, así como orejeras circulares. Está pintada con cinabrio (sulfuro de mercurio), que le da una tonalidad rojiza a esta pieza.