PERÚ NO SE PUEDE DAR EL LUJO DE OTROS CINCO AÑOS PERDIDOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Sostienen los analistas Ángel Delgado Silva y Manuel Bernales Alvarado

RCR, 14 de marzo 2018.- La coyuntura económica peruana atraviesa por una etapa de turbulencia por efecto de la situación política, que está afectando las inversiones. Por ejemplo, en el sector energía se han  retraído en materias como el gas y petróleo, mientras que las energías ambientalmente sostenibles como la eólica y solar han mostrado algunos avances pero no en la medida de la capacidad natural que tiene el país, afirmó Manuel Bernales Alvarado, ex presidente del Consejo Nacional del Ambiente – CONAM y consultor de la ONU, desde los estudios de Red de Comunicación Regional (RCR).

Manuel Bernales Alvarado, ex presidente del Consejo Nacional del Ambiente – CONAM

En cambio, agregó, otros países vecinos están superando sus problemas coyunturales vinculados a actos de corrupción y están apuntando a aumentar su productividad.

“En México, a pesar que se encuentran en medio de una campaña electoral, se está evaluando inversiones por US$ 200 mil millones de dólares para los próximos diez años; mientras que Brasil ya ha superado en alguna medida los escándalos políticos y empresariales derivados de los sobornos de Odebrecht y Petrobras y están por relanzar inversiones en materia petrolera”, afirmó.

El Perú, añadió, debería seguir esos ejemplos y dejar atrás lo que traba el desarrollo, para no perder otros cinco años en materia de dinamización de inversiones y del ordenamiento del sector minero-energético.

ARTICULACION DE OBJETIVOS

Por su parte, el abogado y analista político, Angel Delgado acusó la incapacidad del jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski para administrar un gobierno articulado que genere las políticas  necesarias que apunten al desarrollo económico del país con inclusión social.

Hizo hincapié en el hecho que la mayoría de las personas que trabajan en el gobierno conoce la cosa pública y los ministros y asesores son, en su mayoría, calificados, sin embargo, el problema no estaría en las calidades personales de las autoridades y funcionarios sino en la ausencia de objetivos generales para gobernar.

“Se puede tener buenos jugadores, pero si no se articula una estrategia de juego común, simplemente cada uno juega por su lado, y no se logran los objetivos deseados. Este gobierno se ha dedicado a destrabar lo anterior, por lo que no se ha notado ningún interés para hacer cosas nuevas, a pesar que se prometieron muchas cosas como las inversiones en agua y desague que no han prosperado”, precisó.

Angel Delgado, abogado y analista político