PERÚ ESTÁ EN PELIGRO DE UNA FRAGMENTACIÓN EN EL SUR

Redacción 11 de septiembre del 2019 - 9:01 PM

Tino Santander, analista político y columnista del portal de opinión “El Montonero”, asegura que corrupción generalizada y posiciones radicales de izquierda están bajo la influencia política e ideológica del presidente de Bolivia, “Evo” Morales.

RCR, 11 de septiembre 2019.- El Perú corre el peligro de caer en la fragmentación porque existen movimientos separatistas en el sur que se oponen a todo tipo de inversiones mineras y están bajo la influencia política e ideológica del presidente de Bolivia, “Evo” Morales, advirtió Tino Santander, analista político y columnista del portal de opinión “El Montonero”.

“Tengo la impresión de que el Perú está siendo manejado para terminar en la fragmentación, porque existen voces separatistas en todo el sur del Perú. El estado boliviano le va a dar gas a todo el sur del Perú, pero no solo va a llevar a gas sino una posición política-ideológica que se llama la diplomacia de los pueblos”, dijo el analista en declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR).

Santander avizoró también que la izquierda en su delirio va a empujar al presidente Martín Vizcarra a instalar una asamblea constituyente. “Eso es dar un salto al abismo, porque no sabes si vas a caer bien parado o mal parado. Además, la derecha peruana cree que los medios de comunicación tradicionales y sus gremios empresariales anquilosados en la Colonia van a defender el libre mercado, la democracia, la globalización y los tratados de libre comercio”, dijo.

Explicó que la crisis se debe a que clase política está totalmente desprestigiada y es despreciada por la mayoría de peruanos, “que viven como pueden, trabajan como pueden y sobreviven como pueden en este inmenso sistema de informalidad nacional”. “Hay una desconexión entre el Perú limeño muy pequeño que es la clase política (congresistas, el Gobierno, algunos partidos políticos) y el resto del país”, precisó.

Corrupción generalizada

El columnista de “El Montonero” afirmó que el Perú es un país corrupto en todos sus niveles de Gobierno y consideró que este mal ejemplo ha contagiado a un sector de la población y hasta en las comunidades campesinas y nativas de la Sierra y la Selva.

“La corrupción está acendrada en el país y más aún en las comunidades campesinas. Los funcionarios distritales e ingenieros mineros me cuentan que tienen miedo de oponerse a la comunidades campesinas, porque estás han implementado el famoso ‘tareito’. Cuando un ingeniero civil va a hacer una obra en una comunidad campesina, la comunidad campesina le exige una planilla fantasma de 40 trabajadores comunales fantasmas para recibir ese dinero sin trabajar y utilizar el dinero en otras cosas”, reveló.

Mencionó también como ejemplo de corrupción el Cusco, que ha recibido 6 mil millones de dólares desde el 2004 hasta la fecha, pero no tiene un hospital de primer nivel. “Se han robado dinero en la época de Ollanta Humala, la señora Nadine Heredia está acusada, el exgobernador humalista Acurio está acusado de haberse robado ese dinero, se han robado el dinero de las carreteras. El Cusco es la expresión de uno de los subgobiernos más corrompidos en la historia de nuestra patria”, precisó.

Explicó que “los campesinos están conectados porque escuchan la radio y saben quién es Graña y saben quiénes se han robado el dinero. Esos ejemplos de grandes latrocinios que ha habido en el Perú los comuneros los repiten, es una fuente de transmisión. Un periodista cusqueño me dijo: ‘No entiendo  cómo es que los periodistas de Lima aceptan trabajar en El Comercio, Canal N y canal 4 cuando están involucrados en Lava Jato’”.

Recalcó que “ese peruano no cree en los congresistas y ministros”. “El Estado es un Estado formal que puede firmar contratos, pero si esos actos afectan su modo de vida ellos ahora hacen otro tipo de negociaciones. Por ejemplo, presionan por intereses económicos. Son redes criminales organizadas de extorsión que se pintan de rojo o de azul, se ponen como radicales o ecologistas para negociar y repartirse el dinero. Hay comunidades campesinas que viven de la minería y la extorsión informal”.

Dijo también que la mayoría de la población quiere convivir con la informalidad y el crimen organizado, al indicar que el 49% del territorio nacional pertenece al 35% de la población, es decir aproximadamente a 10 millones de peruanos que justamente pertenecen las comunidades campesinas y nativas. “Las pandemias de alcoholismo y drogadicción y del ‘achoramiento’ en la Sierra han creado un nuevo peruano.  El nuevo peruano quiere ser rico como sea”, comentó.

“Lo que pasa es que los peruanos no queremos admitir que somos un país corrompido. Hay una mayoría de peruanos que se refugian en sus familias, en la religión, en sus casas y en su trabajo. Aceptan a regañadientes la corrupción”, subrayó.

La democracia es una ficción

Santander afirmó que “la democracia, el Estado de Derecho, los poderes y la prensa creen que la democracia existe en el Perú, pero he comprobado que la democracia es una ficción”. “Hay una desconexión de las grandes mayorías nacionales (yo diría casi el 85% y hasta más) de la política oficial, de esta política de la moción de confianza y de la vacancia, de la pelea doméstica que la gente ve en los medios de comunicación oficiales”, remarcó.

 “Hay muchos países, muchas formas de pensar, muchas subculturas en el país que están totalmente aisladas, pero que están conectadas a través de la informalidad. Lo que une al Perú es la informalidad pero también la desconecta. El crimen organizado está enraizado en todos sitios”, sostuvo.

Añadió que “hay mucho resentimiento en el país, una gran fractura emocional en la población. Lo que siento es que Vizcarra tiene un apoyo en una cosa y es que la gente no quiere a nadie. La gente en el Perú lo único que quiere es que se vayan todos y si no les da igual. Es un sistema paralelo a la democracia que es la informalidad. La informalidad es una forma de pensar, de sentir y actuar, que tiene diversas peculiaridades en todo el Perú”.

“Creo que el Perú necesita un gobierno fuerte y disciplinado, un padre autoritario. Eso se puede confundir con el fujimorismo que puede devenir en más corrupción. (…) Los Juegos Panamericanos, que fue la expresión del mestizaje y la diversidad cultural, lo hicieron los ingleses con una empresa española. Han tenido que venir de afuera para poner administrarnos. Como vamos a represar los 800 ríos de la Costa para evitar desperdiciar el agua, irrigar las tierras y ampliar la frontera agrícola en dos millones de hectáreas, o para hacer las carreteras o los colegios que necesitamos. La Contraloría persigue por cualquier cosa y ningún funcionario quiere firmar un proyecto de desarrollo por miedo”, aseguró.

Ver entrevista…