ONGS mantienen estrategias para liquidar inversiones mineras en el corredor del sur

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Según periodista especializado Iván Arenas existe una red antiminera de tendencia izquierdista que busca trabar inversiones.

RCR, 7 de abril de 2017.- Existe  un grupo de organizaciones sociales no gubernamentales  que vienen operando  desde hace mucho tiempo en el denominado Corredor Minero del Sur Andino, con el objetivo principal de  liquidar las inversiones mineras, así lo manifestó Iván Arenas, periodista del portal de opinión El Montonero.

“Los periodistas de El Montero están siguiendo hace mucho tiempo las investigaciones  que se están haciendo con respecto al corredor minero del sur, los movimientos que se organizan en  contra de las inversiones mineras, en Arequipa, Apurímac, Cusco, y otras regiones para saber quiénes son los que integran estas protestas, cuáles son sus legítimas demandas , quiénes se oponen de manera ideológica  y política a este sector” precisó a RCR, Red de Comunicación Regional.

Agregó que recientemente en el Cusco una red de organizaciones de tendencia izquierdista ha presentado el libro llamado Metales pesados tóxicos y salud humana: el caso de Espinar, donde afirman que la minería sería una de las principales causas de contaminación de las comunidades de Espinar, responsabilizando entre ellas a la empresa Antapaccay.

Aseguró que no existe ningún estudio que demuestre que el proyecto minero Antapaccay esté contaminando las fuentes de agua.

“No es la primera vez que se dice eso, ya en años anteriores  también comenzaron a desplegar la idea que se decía que Antapaccay  había contaminado, sin embargo, tras investigaciones con rigurosidad  de instituciones científicas corroboraron con informes técnicos que la empresa no  habían causado impactos negativos”  refirió.

El periodista indicó que a través de una serie de indagaciones han tenido el alcance que entre  las organizaciones que estarían detrás de estas campañas antimineras figuran Cooperacción, Red Muqui, Derechos Humanos Sin Fronteras y otras que pretenden utilizar el libro mencionado como un caballo de batalla en su lucha contra la minería moderna.