ODEBRECHT VUELVE A MODO DE CRISIS MIENTRAS BONOS CAEN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Gestión 

«Esta no es una linda historia», dijo Diego Ferro, codirector de inversiones en Greylock Capital Management en Nueva York. «Claramente están trabajando duro para encontrar una ruta de escape».

Más de cuatro años después de un escándalo de corrupción en Brasil, las cosas siguen empeorando para los tenedores de bonos de Odebrecht.

Los bonos garantizados por el brazo de construcción del conglomerado se hundieron esta semana mientras el grupo estaría en conversaciones con los bancos para tratar de obtener 3,000 millones de reales ( US$ 920 millones) a medida que se avecinan vencimientos de deuda.

Tanto los bonos perpetuos de la compañía como los que vencen en el 2042 se negociaron en mínimos históricos por debajo de 24 centavos por dólar, frente a los más de 30 centavos el viernes pasado. Los bonos de Odebrecht son los que han tenido el peor desempeño entre los de mercados emergentes este año.

La unidad de construcción, que fuera la mayor del sector en América Latina, está tratando de reactivar las operaciones estancadas por la investigación de corrupción, conocida comoLava Jato, sobre un esquema de pago para participar que involucra a la petrolera estatal brasileña.

El caso derivó en arrestos de políticos y de algunos de los principales ejecutivos del conglomerado, incluido el entonces máximo ejecutivo Marcelo Odebrecht, y obligó a la compañía a reducir su tamaño a medida que disminuían los proyectos y el financiamiento.

«Esta no es una linda historia», dijo Diego Ferro, codirector de inversiones en Greylock Capital Management en Nueva York, que se especializa en activos en dificultades y de alto rendimiento y administra más de US$ 1,000 millones. «Claramente están trabajando duro para encontrar una ruta de escape».

La firma de construcción tiene que pagar US$ 350 millones en capital principal e intereses de bonos internacionales este año, más otros US$ 40 millones en multas, que según S&P Global Ratings debería consumir más que su generación de efectivo operacional esperada.

S&P señaló que la estructura de capital de la compañía es «insostenible» y que podría llevarlo a un incumplimiento o a seguir un cambio en dificultades u otro tipo de reestructuración en los próximos 12 meses.

El constructor tiene una posición de efectivo de US$ 700 millones y necesita invertir unos US$ 50 millones solo para mantener los proyectos actuales, agregó la compañía de calificaciones.

Odebrecht Engenharia e Construcao SA dijo en un comunicado esta semana que «continúa trabajando en soluciones para abordar sus problemas financieros de corto plazo, enfocándose en mejorar su liquidez a través de sus cuentas por cobrar y el desembolso de préstamos contraídos para cumplir con sus obligaciones».