En Vivo

Nueva amenaza: Más de 20 mil casos de enfermedades diarreicas en Piura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario El Tiempo de Piura

La emergencia aún golpea a Piura y ahora lo hace con un desborde de Enfermedades Diarreicas Agudas (EDA) que en tres meses supera los 20.820 casos.

Es una cifra que rompe récords regionales de los últimos cinco años cuando variaba de 7.000 a 9.000.

La situación es más grave en los campamentos de refugiados y zonas inundadas porque no hay lugar donde hacer las deposiciones.

Aquí el lugar común es el campo abierto que facilita el transporte de partículas de heces en las moscas que se posan en la comida.

“La EDA es una enfermedad fecal oral porque de alguna forma se consume heces”, resume el director de Salud, César Morón.

A esto se suma que la falta de agua segura, dificulta la higiene de las personas en zona de emergencias.

“El problema es que si hacen deposiciones a campo abierto (…) las moscas depositan sus huevos en ellas y luego vuelan y se posan en la comida. Es la ruta de la enfermedad”, dice.

El funcionario agrega que hasta ahora no hay casos severos pese a la gran cantidad de enfermos. “No son casos severos pero desde hace tres semanas estamos por encima de lo que hemos tenido en los siete años atrás”, sostiene.

Contaminación

Para el jefe del área de Inteligencia Sanitaria de la Dirección de Salud, Edward Pozo, las razones del alza de casos es más que evidente.

“En Piura vas a encontrar cantidad de focos con problemas, desagües colapsados que se salen, personas que no tienen agua, lugares donde la basura se acumula como cerros y no solo el mercado sino varios lugares. Las condiciones post desastre, son bastante difíciles”, concluye.

Frente a ello, el especialista dijo que la única forma de cortar el círculo de contagio es el lavado de manos.

Un consejo que se complica en los campamentos de refugiados como San Pablo, Km 980 y los pueblos inundados en donde el acceso al agua es restringido.

Así lo detallan los galenos de los centros de salud de Catacaos y Cura Mori.

“El incremento es porque aún hay problemas de saneamiento básico, el agua sobre todo. A nosotros aún siendo centro de salud no nos abastecen y asi trabajamos las 24 horas”, refiere el galeno Mario Casaverde de Catacaos.

Suero y antibióticos

Agrega que el aumento de enfermos es igual en adultos y niños que llegan con dolor abdominal y deposiciones líquidas.

“Si son casos que se pueden tratar y enviar a casa, se le da su tratamiento antibiótico e hidratación. O se quedan aquí con suero y después van a casa”, afirma.

En Cura Mori, la mayoría de afectados son niños de los refugios y zonas afectadas por el desborde del río como Pedregal y otros centros poblados.

“Los niños son los más afectados y han incrementado entre 10 a 15% los casos aproximadamente”, declaró la doctora Mary Morales de Cura Mori.

En ambos lugares, no se han referido casos severos a los hospitales.

¿Y el cólera?

Para el especialista del Instituto Nacional de Salud, Dr. César Cabezas, lo importante aquí es no alarmarse por el número de 20.000 afectados por EDA.

“En emergencia esto es inevitable, por eso la cuestión es, mas que quejarnos de que hay muchos, lo que hay que evitar es que hayan más casos, y para eso hay que garantizar el abastecimiento de agua clorada”, dice.

Puntualizó que en este escenario se debe extremar la vigilancia de los casos severos de EDA para controlar la posible aparición de casos del temible cólera.

“Los médicos están al tanto en casos severos pero si es cólera las diarreas son abundantes, acuosas, persistentes y deshidratan rápido”, advierte Cabezas.