En Vivo

NO HAY NADA QUE CELEBRAR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario Voces 

El grito se apagó, la danza será para otra oportunidad ante la tragedia que enluta hogares nuestra región y el país.

Es tiempo de reflexión, para alzar un grito de esperanza, de solidaridad porque sabemos que tenemos unión, fuerza y el arrojo suficiente como para revertir esta situación y transformarla.

No podemos celebrar hasta que hagamos un pare al funcionario, al político y a las empresas que LUCRAN con la vida del prójimo; hasta dejen de hacer negocios con las necesidades humanas que son el pan nuestro de cada día. Por respeto y la dignidad de los nuestros y ante la precaria situación que atravesamos NO PODEMOS CELEBRAR.

Por aquellos que están postrados en la cama de un hospital, la voz se acaba y el aliento de vida se va a la espera de oxígeno que nunca les llegó, por aquellos que perdieron la vida NO PODEMOS CELEBRAR.

Aquí, hoy, cabemos todos, con nuestras experiencias, con nuestro dolor provocado por la injusticia, ojalá podamos aprender de esta crisis, pasarán los años y recordaremos cómo esta pandemia cambió la cara de nuestra sociedad y de nuestras relaciones.

Aunque han colapsado los sistemas de salud de todo el mundo y no se puede esperar una respuesta perfecta, en nuestro país se ha reconfirmado que la salud pública no responde a nuestras necesidades

Sabemos de las listas de espera en la atención primaria y hospitalaria, así como del déficit en infraestructura, médicos y camas. Las políticas públicas deben orientarse a mejorar la gestión de hospitales y fortalecer la atención primaria.
La pandemia nos ha venido a mostrar, entre otras cosas, que han faltado acciones para evitar ser lo que somos hoy, un país en el que conviven la pobreza y la miseria con una élite que la desconoce y la ignora.

El Estado, durante estos últimos años, se ha convertido en un mero observador. No hablo de un Estado protagonista, pero sí eficiente, capaz de definir políticas de largo plazo en áreas sensibles. El costo de no contar con esto es el que vemos en la cuenta diaria de contagiados y muertos por Covid.

Políticos y gobiernos han fallado en definir y aplicar políticas públicas a través de un Estado activo. Ello ha impedido emparejar una cancha muy desigual y es hasta ahora, lo único claro que nos ha dejado la pandemia. Hasta que logremos vencer este mal. SOLIDARIDAD CON LAS FAMILIAS Y SU DOLOR.