MÓNICA YAYA: CONTRATACIÓN DE ORGANISMOS INTERNACIONALES EN PROCESO DE OBRAS PÚBLICAS ES UNA VENTANA A LA CORRUPCIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 18  de Octubre 2020 .- Mónica Yaya, expresidenta del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (Osce), señaló que la contratación de UNOPS y otros organismos internacionales para procesos de selección de postores para obras públicas en la que se reserva la información y se practica el secretismo, es una ventana a la corrupción. En ese sentido, dijo que, pese a ello, se está a punto de corroborar el presunto soborno pagado al presidente Martín Vizcarra por parte del consorcio Obrainsa-Astaldi a cambio de la adjudicación de la obra Lomas de Ilo, en Moquegua.

“Lo que ha hecho el presidente Vizcarra, tal como también dijo la exprocuradora Katherine Ampuero, ya está prácticamente corroborado como un acto de colusión, porque a diferencia de otros casos, no solamente tenemos a un aspirante a colaborador eficaz, en este caso como en ningún otro, se tienen datos que corroboran la verdad de su manifestación,”, dijo.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), indicó que “no es necesario ni es posible tener en todos los casos un vladivideo para corroborar que un funcionario público recibió un soborno”. Subrayó que “el consorcio que gano la buena pro y que entregó el soborno al presidente Vizcarra está integrado por las empresas Obrainsa y Astaldi”.

“Astaldi es una de las más grandes empresas del sector construcción en Italia y, de acuerdo a lo que manifiesta el colaborador eficaz, en el momento en que Vizcarra visitó las instalaciones de Obrainsa, estuvo también reunido con el representante en el Perú”, indicó.

“Astaldi, en estos momentos, está en graves apuros, pero no en el Perú. El poder judicial de El Salvador ha encontrado indicios de la entrega de sobornos al expresidente salvadoreño Mauricio Funes, y ha dispuesto el embargo de los bienes de Astaldi por 225 millones de dólares, pero como Astaldi no tiene grandes bienes en El Salvador, el poder judicial salvadoreño ha solicitado la ayuda de las autoridades italianas para embargar los bienes de Astaldi en Italia”, sostuvo.

El 1º de octubre, Astaldi ha tenido que comunicar que El Salvador entra a su lista de acreedores, para que cobre los 225 millones de dólares cuando termine el juicio en ese país”, reveló. “Mientras tanto acá en el Perú todavía estamos muy lentos. Si ya tenemos estos indicios y esta manifestación del aspirante a colaborador eficaz, porque nuestro Poder Judicial no solicita, al igual que el poder judicial salvadoreño, como una medida cautelar, el embargo de los bienes de Astaldi en Italia”, dijo.

Tengamos en cuenta que en estos momentos Astaldi en Italia está entrando a un proceso de liquidación de sus bienes, porque están planificando una transferencia con otra empresa de construcción europea y que solo reconocerá las deudas que hasta cierto momento estén registradas. El gobierno de El Salvador ya se aseguró, pero cuando el proceso judicial termine en el Perú, quien nos va a indemnizar por este soborno que habría recibido el presidente Vizcarra”, advirtió.

Contrataciones especiales

La especialista explicó que el mismo Estado realiza generalmente los procesos de contratación y compras públicas, pero también puede efectuar esos procesos especiales con la participación de organismos internacionales como la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que ha negado haber adjudicado la obra Lomas de Ilo a Obrainsa-Astaldi, el 2013, afirmando que fue decisión de Martín Vizcarra en su calidad de presidente del gobierno regional de Moquegua.

“Hay una modalidad especial de contrataciones en las que ingresan estas organizaciones internacionales que por el hecho, a veces,  de ser adscritas o de pertenecer a la ONU se cree que son mejores, mucho más transparentes o que están exentas de la comisión de actos de corrupción. Una de estas organizaciones es Unops, pero estas organizaciones ingresan solamente para la fase en la que se determina a quien puede corresponder el otorgamiento de la buena pro o la adjudicación del contrato”, precisó.

Aseveró que “Unops, lamentablemente, no es tan transparente en la determinación de los ganadores de la buena pro como debería ser, pero UNOPS no puede, en primer lugar, ingresar a la fase en la que se va a decidir cuánto se va a pagar, porque el dinero no es de esa organización internacional”. “UNOPS ingresa contratado solamente para seleccionar al que pueda tener el mayor puntaje y luego de ello la entidad contratante puede contratar al seleccionado o no”, indicó.

“Lamentablemente el Ministerio Público no puede ingresar a las instalaciones de UNOPS, porque al ser esta una organización internacional, que depende de la ONU, tiene inmunidad diplomática. Esa es otra de las razones por las que este tipo de organizaciones son contratadas para que puedan llevar no procesos de selección, sino actos de corrupción”, dijo.

Sin embargo, aclaró que “no todas las pruebas estan en UNOPS”. “Es más el acto de corrupción no se cometió en las instalaciones de UNOPS, sino en las instalaciones de Obrainsa, y para eso está, como señalan los procuradores anticorrupción, la información del aspirante a colaborador eficaz y todos los datos que corroboran lo que ha manifestado, como por ejemplo, el depósito de 1 millón de soles en las cuentas de un conserje de Obrainsa. Además, UNOPS ya aclaró al presidente Vizcarra que es falso que no haya conocido el valor referencial, porque ese el primer objeto del delito, la información privilegiada que negó manejar”, afirmó.

UNOPS no fijó valor de obra

Yaya comentó también que “en el caso de Lomas de Ilo, el presidente de la República, recurriendo de alguna manera al tecnicismo de las contrataciones del Estado, trató de confundirnos a todos los peruanos, pero los que estamos vinculados y relacionados cotidianamente con el tema y gracias a las redes sociales, advertimos de inmediato que no estaba diciendo la verdad”.

Señaló que el valor referencial de la obra es reservado para los postores y para la ciudadanía en general, pero no para el presidente regional, el jefe de administración y el jefe de presupuesto del gobierno regional. “No puede ser reservado, porque es como si nosotros contratamos a alguien para que nos compre un libro o para que nos compre una computadora. Quiero que selecciones al que me venda la mejor computadora, pero yo solo puedo pagar 500 soles. Ese es el acto preparatorio en el cual se define el tope del valor referencial”, aclaró.

Subrayó que “no está en manos de UNOPS el presupuesto, porque es el Congreso de la Republica, a través del Ministerio de Economía y Finanzas, el que asignó al gobierno regional de Moquegua el monto presupuestal”. “Nadie puede decir que se puede pagar más del presupuesto que el gobierno regional”, afirmó.

En ese sentido, consideró que “es falso que el presidente regional de Moquegua, hoy presidente de la República, no haya conocido el tope máximo que se podía pagar por la obra”. “Tenemos los escándalos de las contrataciones a través de UNOPS y a través de la OIM, que es otra organización internacional, que tienen un record histórico de actos de corrupción, denuncias en el gobierno de Ollanta Humala, en Lima en la gestión de Luis Castañeda, también con la señora Susana Villarán. Entonces, estas organizaciones internacionales son más una pantalla”, anotó.

UNOPS no adjudicó obra

 “El presidente Vizcarra dijo que la obra de Pasto Grande la adjudicó UNOPS y eso también es falso. UNOPS, a través de El Comercio, dijo que solo realiza la evaluación y determina quien tiene el mayor puntaje dentro del tope del precio establecido”, puntualizó.

Añadió que en ese caso Vizcarra “tenía la facultad de no tomarla y UNOPS le entregaba el nombre del postor que quedó en segundo lugar”. “Es decir, mintió cuando dijo que quien declaraba al ganador de la buena pro era UNOPS, porque quien declara al ganador de la buena pro en este caso fue el gobierno regional de Moquegua a través de su presidente regional”, reiteró.

Ventana hacia la corrupción

La experta aseguró que “todo lo que es secreto es una ventana hacia la corrupción”. “Desde el gobierno de Ollanta Humala surgieron estas contrataciones con valor reservado, y esto significó una posibilidad de actos de corrupción de funcionarios públicos, porque al reservarse el valor referencial ya tenían una información privilegiada para vender a todos los postores que ellos quisieran y pagaran por ese dato”, afirmó.

“¿Por qué se contrata a Unops? Porque hay un negocio detrás. A la UNOPS y a la OIM se les paga un porcentaje del futuro contrato, pero la primera falla que tienen estos procesos de contratación es la falta de transparencia. Por ejemplo, si nosotros queremos ver que precios ofrecieron los otros postores, los que no ganaron la buena pro, no podemos, porque a diferencia de los procesos comunes, los organismos internacionales no publican las propuestas económicas efectuadas, como para que los ciudadanos y los periodistas podamos revisar si había una propuesta más barata o una propuesta mejor”, manifestó.

Explicó que “los organismos internacionales señalan que se rigen por sus propias normas, y cuando los periodistas o ciudadanos solicitamos esa información a UNOPS, responde que se la puede dar la entidad que nos contrató para que desarrollemos el proceso de selección”. “Cuando nos dirigimos a la entidad contratante, responde que esa información la manejó UNOPS, nosotros no contamos con ella. Entonces el ciudadano no tiene como conocer el valor de las propuestas que no ganaron la buena pro”, dijo.

“Así lo ha dicho la Contraloría General de la República. En la publicación de El Comercio se entrevista a funcionarios de Contraloría y señalan que hay imposibilidad de ingresar a los documentos en estos procesos de contratación desarrollados por UNOPS o OIM”, apuntó.

“Por ejemplo, si estamos ante una obra que costó 90 millones de soles, UNOPS normalmente cobra el 2% del valor de la contratación por sus servicios. Por eso es que no es tan directo en decir que hay responsabilidad en actos de corrupción por parte del presidente de la República, porque en realidad fue su cliente”, agregó.

Observó que “si UNOPS revela esa información, ya no sería más contratada”. “Por eso es que se reserva la información hasta el momento en que se encuentra en aprietos y recién ha dicho que el valor referencial sí lo conocía el presidente regional, cuando ya es bastante tarde, cuando ya se cometieron los actos de corrupción”, sentenció.