En Vivo

MINSUR SE SUMA A LA CAMPAÑA POR EL FRIAJE EN PUNO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Hasta la fecha son 885 familias beneficiadas directamente con las campañas.

RCR, 17 de agosto 2018.- Con el objetivo de brindar apoyo a las familias campesinas que vienen siendo afectadas por las bajas temperaturas en la región, Minsur emprendió una serie de campañas y donaciones, que hasta la fecha han logrado atender a cerca de 900 familias, esto, de manera complementaria a los programas sostenibles que ejecuta en su zona de influencia directa.

Las donaciones realizadas por la minera peruana incluyen más de un millar de frazadas, pacas para el ganado y medicamentos. Esto en las zonas rurales de los distritos donde Minsur tiene operaciones, como Antauta, Ajoyani, Nuñoa y Condoraque, entre otras. Asimismo, llevaron a cabo campañas de salud en las zonas más sensibles, para reforzar el sistema inmunológico de las poblaciones vulnerables, principalmente de los niños.

“De esta manera, nos sumamos a los esfuerzos del Estado para llevar la ayuda necesaria para que las familias de estas zonas puedan enfrentar en mejores condiciones esta época que afecta a miles”, indicaron representantes de la empresa.

Cabe indicar, que estas actividades son realizadas de manera paralela a los proyectos permanentes que desarrolla Minsur en su zona de influencia. Así, se puede mencionar que la empresa viene ejecutando programas de nutrición a través de las ONG Sumbi, así como la iniciativa “Viviendas Integrales” ejecutado por la Asociación Acción Contra El Hambre y el Fondo de las Américas, los cuales han permitido reducir, en más de 30 puntos, los indicadores de anemia en menores de 3 años del 2016 al 2017, pasando de 56.8% a 23.4%, de acuerdo al Ministerio de Salud.

De igual forma, resaltaron que sus esfuerzos también han beneficiado a los pobladores de Nuñoa, en la zona de Huaycho, con su proyecto de Casitas Calientes en Huaycho. “Aquí estamos impactando beneficiosamente a 20 familias distribuidas en un área de trece mil hectáreas. Con esto buscamos cambiar drásticamente las condiciones de vida de los pobladores, mejorando su infraestructura y así puedan habitar sus hogares en mejores condiciones”, explicaron.

Finalmente, y de manera sostenida, han venido atendiendo otras necesidades específicas concernientes al ganado, como la entrega de cobertizos, producción de alimento balanceado y capas para protección durante el friaje.