“Minsa ha sacado reglamento que es un crimen contra la salud”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Expreso

ADVIERTE ESPECIALISTA JAIME DELGADO

Se deja pasar por alto índices de azúcar en sustitutos de la leche materna, denuncia.

-Doctor, el tema de la ‘leche bamba’ ha pasado a un segundo lugar frente a los incendios que se vienen produciendo en Lima…

Espero que no. Claro que es un tema coyuntural el de los incendios, pero esto es mucho más grave. Acabamos de percatarnos de que [el problema] no solo eran los parámetros, sino que el último reglamento del Ministerio de Salud ha excluido del control, de la aplicación de la ley, a estas fórmulas sucedáneas para niños, de manera inexplicable porque la ley no los excluyó.

-¿Qué son estos sucedáneos?

Son productos industrializados que pretenden sustituir la lactancia materna, y de hecho lo han conseguido, ya que su penetración en el mercado es enorme y se han convertido en los productos que más se venden en farmacias, a pesar de las campañas nacionales e internacionales en favor de la lactancia materna.

-¿Qué tan peligroso es esto para la salud de nuestros niños?

Estas fórmulas tienen altísimos niveles de azúcar. Encontré un producto que tiene 37 % de azúcar, o sea casi la mitad de la lata es pura azúcar para los lactantes y para los niños de 1 y 2 años. Curiosamente, la ministra de Salud [Patricia García], en el reglamento que ha publicado, ha excluido de la aplicación de las normas para ponerles advertencias de alto en azúcar, sodio y grasas, inexplicablemente.

-¿Qué productos, por ejemplo?

La Organización Mundial de la Salud recomienda que un adulto no consuma más de 25 gramos de azúcar por día –5 cucharitas–; y según el reglamento, un alimento con más de 10 % –dentro de cuatro años– y de 22.5 % –dentro de seis meses– de azúcar debe ser etiquetado como “alto en azúcar”. Pero encontramos en el mercado productos de la marca “Enfagrow Premium” en cuya composición figura que por cada 100 gramos hay 37 gramos de azúcar y que en una porción de 39 gramos de polvo hay 14.4 gramos de azúcar. Con apenas dos porciones al día ya estaría superando la ingesta de azúcar para un adulto.

-Entonces, ¿el consumidor seguirá sin ser informado sobre estas cifras peligrosas?

No solamente que no se informa sino que en el reglamento que ha sacado la ministra [García] se excluye de la aplicación de esta norma a los sustitutos de la leche materna, o sea a estas fórmulas. Es una locura, es un crimen. Estos productos que son altos en azúcar no van a llevar advertencias. La ley no decía eso, la ley no los excluía, y la ministra no puede pasar por encima de la ley, no puede ir más allá de la ley. Esto es una infracción constitucional, ¿no?

-¿A qué cree que se deba esta actitud de la ministra de Salud?

Usted sabe que son presiones empresariales. Ella no ha tenido el valor [para enfrentarlos].

-¿Esto amerita una citación al Congreso?

Sí, yo creo que debe acudir nuevamente al Congreso para que explique esto último que acabo de mencionar. Lamentablemente nadie lo ha destacado.

-En general, ¿cómo ve la política alimentaria de este Gobierno?

La verdad, poco comprometida con los intereses sociales, poco comprometida con la salud. Es un Gobierno que se ha rodeado de mucho empresario en todos los sectores. Están respondiendo simplemente a los intereses de los grupos que están representando. Mírelo a [Fernando] Zavala que proviene de Backus; al ministro de la Producción [Pedro] Olaechea, que es de las industrias; el mismo [Bruno] Giuffra, todos. Es un Gobierno de los empresarios y lamentablemente no está tomando medidas a favor de los intereses de la población, y una muestra es esa, una muestra patética.

-Se ve, por ejemplo, en países como Chile que las etiquetas de los productos informan claramente sobre el contenido de estos. ¿Por qué no se promueve esto acá?

Bueno, lo que pasa es que en Chile también ha habido fuerte resistencia del sector empresarial, pero el Gobierno se impuso. Los intereses de la población están primero. Aquí, imagínese, cuatro años nos tienen aguantados con el reglamento. Pero es muy grave que se excluya a productos como las fórmulas de estas advertencias y exigencias, por presión de los grupos de interés que están en el mismo poder.

INCONSTITUCIONAL
Según Delgado, un reglamento no puede pasar por encima de la ley, por lo que haber excluido a las “fórmulas, sucedáneos de la leche materna” es un acto ilegal e inconstitucional.