MINERIA SERÁ PALANCA FINANCIERA PARA CERRAR BRECHAS SOCIALES EN CAJAMARCA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR,16 de marzo 2018.-La concesión del proyecto cuprífero Michiquillay es muy importante porque permitirá la reactivación económica de la región y atraerá nuevas inversiones hacia Cajamarca, por lo que debemos estar preparados para satisfacer la demanda de bienes y servicios, aunque su desarrollo será en un mediano y largo plazo, entre 3 a 5 años. Ante ello, los tres niveles de gobierno -central, regional y local- junto a gremios como la Cámara de Comercio, y la sociedad civil tienen que poner su mejor esfuerzo para que el proyecto sea exitoso, manifestó Juan Carlos Mondragón, titular de la Cámara de Comercio y Producción de Cajamarca, en diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR).

“Es el inicio para que se comiencen a reactivar las inversiones del sector privado en Cajamarca. Pero tenemos que ir con paso firme en cuanto a las decisiones que se tomen y las alianzas que tienen que haber entre el gobierno regional, municipalidades y sector empresarial, porque si este proyecto no llega a buen puerto, otros proyectos se verían afectados” manifestó.

Añadió que también es una excelente oportunidad para ayudar a cerrar las brechas de infraestructura que existen en sectores como transporte, salud, educación, agua y saneamiento, en Cajamarca, que ascienden a más de S/. 25,000 millones de soles.

Precisó que la minería está ingresando con capital fresco que puede utilizarse como palanca financiera y ayudar a que las brechas sociales disminuyan. “En Cajamarca hemos tenido minería por más de 20 años y ha sido un sector que ha aportado mucho, pero los cajamarquinos no hemos sabido aprovechar esas oportunidades. Por ello, las brechas sociales aún continúan”, sentenció.

“Como Cámara de Comercio de Cajamarca reiteramos que Michiquillay tiene que ser exitoso desde su inicio, y para ello debemos aspirar a que todos los niveles del estado, el sector empresarial y la sociedad civil, estén en diálogo permanente porque es necesario empezar a planificar los procesos de inversión privada para que caminen de la mano con el desarrollo económico y social de la región”, aseveró.

En este aspecto, dijo, el gobierno central tiene que jugar un rol muy importante, liderando estos procesos y brindando las facilidades para que las inversiones cuenten con las condiciones necesarias para desarrollar sus proyectos. Es importante que el Gobierno nacional comience a tener una presencia más efectiva en Cajamarca, con el compromiso de reducir las brechas sociales.

“En primer lugar, se debe planificar que los lugares en los que se desarrollen proyectos privados, cuenten con los servicios básicos de agua, desague y luz, así como buena infraestructura de salud y educación, para facilitar el acercamiento entre empresa y comunidad y que lleven adelante una relación armónica”, comentó

Advirtió que el gobierno central, por su carácter promotor, tiene que agilizar los procesos de inversión pública, y no dejarlos en el limbo, como han sido los casos de la demora en el hospital de Essalud en Cajamarca, la construcción de la represa de Chonta, la carretera Cumbemayo, entre otros. “No esperemos que la empresa Souther Perú diga que no tiene las condiciones para operar y se retire. Es urgente que el liderazgo del gobierno central sea permanente en Cajamarca”, afirmó.

Finalmente, Mondragón señaló que con este proyecto se van a generar oportunidades para que las empresas brinden servicios o vendan bienes, por lo que es necesario que sean más competitivas. Para este objetivo, las autoridades nacionales y regionales deben fortalecer las capacidades de las empresas en las zonas de influencia y en toda la región, concluyó.