MILLONARIO COMERCIO ILEGAL DE AGROQUÍMICOS FALSIFICADOS Y ADULTERADOS ENVENENAN CULTIVOS Y NO COMBATEN PLAGAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 28 de Noviembe 2020 .- Carlos Rodríguez Koch, director Ejecutivo de Cultivida, advirtió que el comercio ilegal de agroquímicos falsificados, adulterados y contrabandeados llega a los 10 millones de dólares en el Perú y está en aumento. Denunció que mafias comercializan estos productos que son un peligro para los cultivos de los pequeños agricultores, porque no combaten las plagas y encima envenenan sus chacras.

“Es bastante difícil de medir la cantidad de contrabando como de comercio ilegal, porque esto viene de larga data. Desde hace tiempo siempre se ha tenido problemas principalmente de contrabando. El otro tema de adulteración de productos, falsificación de etiquetas, todo este tema está centrado en productos de alto valor en el mercado. Son temas de química más moderna, de innovación, que son los que más se adulteran y falsifican a nivel nacional”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Reveló que “hay un gran mercado de envases reciclados”. “Nosotros, a través de Campo Limpio, hacemos el recojo de envases vacíos de agroquímicos, pero el recojo a nivel de pequeño agricultor no va más allá del 5%”, dijo.

“Muchos de estos envases se queman, se tiran y ahí intervienen los recicladores, que compran los envases limpios y a eso le ponen cualquier producto, puede ser un abono foliar, productos de bajo costo y lo vuelven a introducir en el mercado. Eso trae muchos problemas como falta de control de plagas, intoxicación de personas, y lo más grave: problemas de residuos en alimentos. En el Perú podríamos estar entre un 5 y 10%, entre adulterados y contrabando”, manifestó.

Informó que “a través del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad Agraria del Perú), estuvimos participando en mesas de trabajo, antes de la pandemia, sobre contrabando y comercio ilegal, pero desgraciadamente con la pandemia nos fue imposible continuar, porque se requiere de una acción decidida de parte de la autoridad en fiscalizar los camiones que regresan de la frontera”. “Nosotros exportamos de Ecuador cebolla y arroz, y esos camiones ingresan mercadería de contrabando. El contrabando no solo se queda en Tumbes, puede llegar hasta Arequipa y casi todo el Perú”, precisó.

“Hay personas dedicadas a esa venta y van visitando agricultor por agricultor. Hay otro tema que tenemos a nivel nacional, se trata de la existencia de más de 6 mil distribuidores de agroquímicos, muchos no tienen registros en el Senasa y mucha de esa gente trabaja con esos productos de contrabando que vienen a ser productos ilegales. Lo que requerimos es un poco más de fiscalización de parte de las autoridades”, anotó.

Indicó que “los productos de más alto valor en el mercado pueden estar costando entre 700 y 800 soles”. “Si lo vemos desde el punto de vista del contrabando, estos productos llegan al mercado con un valor de entre 350 y 400 soles, y en caso de falsificación tienes un producto que te cuesta 50 soles y lo vendes a 400 soles. Miremos la cantidad de ganancia por producto y eso atrae al comercio ilegal por el margen tan grande que se puede obtener”, apuntó.

“Los productos de etiqueta azul son de mejor tecnología y de innovación, la toxicidad del producto es más baja, pero que pasa cuando le pones un producto x, que no sabes su contenido, y le pones una etiqueta color azul. El problema es grande por el tema de intoxicaciones, de residuos o la falta de eficacia en el campo. Esos son los hechos que se generan”, subrayó.

Policía y Sunat tienen que intervenir

Aseveró que “la Policía y la Sunat tienen que trabajar en conjunto, porque hay que entender que hay mafias organizadas, tanto en el contrabando como en la falsificación de productos”. “Muchas veces las autoridades, cuando se presentan solas, a veces son amenazadas, no es algo sencillo, como decir voy a fiscalizar y encontrar estos productos, si no tienes respaldo siempre se corren riesgos de ese tipo”, expresó.

“Cultivida es una asociación que agrupa a empresas que investigan y comercializan agroquímicos, semillas y nutrición vegetal. Hemos estado trabajando en sensibilización por parte de las empresas, haciendo charlas y talleres con los agricultores, informándoles sobre lo que es comercio ilegal, sobre lo que es el contrabando para evitar que compren, pero la tentación por parte del agricultor de conseguir productos de bajo costo siempre está ahí”, apuntó.

Observó que “los pequeños agricultores generalmente caen en este juego de comprar productos de dudosa calidad”. “El tema de rentabilidad es clave, porque qué pasa si quieres controlar una plaga, aplicas el producto y es un abono foliar, no has conseguido nada, nuevamente vas a tener que comprar el producto y volver a aplicar y de repente la plaga ya se te escapó. Eso trae mucha cola, no es solo me equivoqué y ya no lo vuelvo hacer, trae sus consecuencias posteriores”, puntualizó.

“Nosotros queríamos salir con un programa de charlas directas en el campo, pero el tema de la pandemia nos trabó. Ahora estamos haciendo charlas quincenales a través del zoom y el Facebook live, para llegar a los agricultores y hacer programas de manejo y uso seguro. Otra de las acciones que hemos tenido es hablar con el Senasa y pedirles que pongan un sello de agua sobre las etiquetas”, afirmó.

Comentó que “Senasa tiene una plataforma muy buena, donde uno puede ver todos los productos que están registrados y ahí están colgadas todas las etiquetas y desgraciadamente esas etiquetas son usados por los falsificadores para falsificar las etiquetas. Lo que hemos pedido a Senasa poner un sello de agua a esas etiquetas para evitar que las usen en las falsificaciones”, dijo.

Ver entrevista …..