MIENTRAS LA GENTE SE MUERE PLANTA DE OXÍGENO DE LA OROYA NO SE REACTIVA POR TEMAS IDEOLÓGICOS E INTERESES PARTICULARES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 07 de julio de 2020.- En el gobierno existen funcionarios que se oponen a reactivar la planta de producción de oxígeno de La Oroya, anteponiendo una agenda ideológica y política a la obligación moral de salvar las vidas de miles de peruanos que agonizan en los hospitales por el COVID-19, sostuvo el ingeniero Arturo Berastaín, representante del equipo multidisciplinario Metalurgia-COVID y miembro del Colegio de Ingenieros de Lima.

“Hay mucha gente que está defendiendo intereses privados. El economista César Chanamé dice que reactivar La Oroya es inviable. A él lo encontramos en la PCM y él había calculado importar 240 toneladas métricas diarias, nosotros le demostramos que estaba errado y nos dijo que nos iba a apoyar. Ahora sale diciendo que nosotros estamos equivocados. Eso es defender a un tercero en desmedro de nuestra población”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Remarcó que “el señor Chanamé no es experto”. “El día que nos reunimos en la PCM, él se unió a nosotros para conversar, nos acompañó varias cuadras para preguntarnos e informarse. Qué experto va a ser, no sabía siquiera cómo calcular el oxígeno necesario para los enfermos. Le digo porque yo he conversado con él, no es que a mí me han contado, yo hablo lo que veo y estudio, no lo que me dice Praxair”, indicó. 

“Ojalá que la Fiscalía entre a revisar estas cosas, porque hay una empresa en el mercado que dicta las normas de procedimiento. El Estado no sabe cuánto de oxigeno se requiere y el gerente general de Praxair recomienda que importe y que arranque, las plantas de oxigeno paradas. Dos de esas plantas de son de Praxair y una es de Air Products, los dos jugadores de oxigeno del país”, expresó.

Berastain dijo que el gobierno envió a La Oroya una comisión a comienzos de junio para evaluar su reactivación, pero cuando la comisión emitió un informe favorable nadie le hizo caso. “Seguro que el pronunciamiento no fue del agrado del gobierno y enviaron otra comisión hace más de dos semanas y esa hasta el pasado jueves no había emitido su informe. Los que van y no emiten es porque no saben. Un representante del gobierno dijo que iban a esperar el informe para ver qué hacer, pero la gente cuestionó esa indolencia y pidió tomar una decisión. El representante dijo no, vamos a seguir el curso regular y así, en ese curso regular la gente sigue muriendo”, comentó.

“Desde el comienzo hemos dicho que envíen peritos a La Oroya y déjenos ir nosotros que conocemos para opinar, pero nunca nos han dejado. La primera comitiva dio una opinión favorable y no les gustó, y mandaron una que diga que no ¿Por qué tienen miedo que se haga ese peritaje de parte? No lo quieren hacer. ¿Cuáles son sus intereses? No sabemos”, enfatizó.

Gobierno “solo está llenando huecos”

Señaló que el Gobierno cuenta con los recursos para comprar y reactivar plantas de oxígeno para abastecer a los hospitales, pero consideró que “solo se están llenando huecos”. “Se está comprando una planta de 700 metros cúbicos por día para un hospital de 200 camas que necesita un generador mucho más grande. Nadie define qué es lo que se necesita, solo se tapan huecos. A su vez, hay que tener presente que importar una planta toma 40 días, pero en el ínterin la gente muere. Reactivar alguna de las plantas paradas puede tomar 15 días, pero evitamos muertes innecesarias”, dijo.

“Hay gente que se opone por temas ideológicos diciendo que La Oroya está contaminada, cuando la fundición está parada desde hace años y la atmosfera está limpia. Cuando operó la planta 1, producía oxígeno de 98%. Las plantas que se compran ahora producen oxigeno de 95%. ¿Dónde está lo malo? Lo malo está en que yo soy de izquierda, tú eres de derecha, que a mí no me gustó La Oroya, que a ti te gustó. Déjense de tonterías, que la vida de nuestra gente está de por medio. Nuestros intereses políticos, nuestras diferencias ideológicas, nuestros intereses económicos, hay que dejarlos”, subrayó.

Recalcó que “hay un negocio del oxígeno y nos quieren callar”. “Vamos a seguir, porque no somos socios de ninguna empresa y ninguna empresa nos financia. Somos personas que creemos en la vida, no estamos en el interés de conseguir un puesto como hay otras personas que sí quieren un puesto y opinan sobre lo que no saben”, aseveró.

También lamentó que el gobierno desconozca la cantidad de oxígeno que requieren los hospitales en plena pandemia. «El gobierno dice un número, 240 toneladas de oxígeno, Praxair dice otro número. Nosotros tenemos una información que la hemos contrastado con ellos y en este caso Chanamé la ha aceptado. Entonces cómo alguien que tiene la información, no dice lo correcto. ¿O no sabe, o responde a otros intereses? Esa es la pregunta que todos se harían, ¿no?”, indicó.

Mirapaz realiza buena labor

En medio de todo, Berastain reconoció la labor de la Mesa Institucional de Reflexión y Ayuda por la Paz (Mirapaz), propiciada por la Iglesia Católica. “La Iglesia ya compró su planta en Iquitos y la boicotearon. ¿Y por qué la boicotearon? Porque alguien tenía que vender oxígeno. En otros lugares la Iglesia está propiciando plantas para salvar vidas. Ahora se ha tomado el reto de conseguir oxígeno para Junín, su lema es ‘Junín respira ahora desde Oroya’. En esa organización están personas del Poder Judicial, las fuerzas políticas y a nosotros nos han invitado”, afirmó. 

“En Mirapaz se ha evaluado alternativas. En ningún momento se dijo vamos a tomar la decisión por el artículo 70 de la Constitución, es decir expropiar. Se habla de caminos de concertación, de caminos de respetar a las empresas. Se habla de que la empresa Praxair debe al Perú, ya caso juzgado y aceptado que tiene que pagar S/. 17 millones de soles. Entonces, el gobierno tiene las herramientas para sentarse y decirle oye me debes S/. 17 millones y págame en oxígeno y si tu planta cuesta arreglar S/. 3 millones de esa deuda arréglala y dame oxígeno”, comentó.

Gobierno rechaza ayuda de la minería

Berastain manifestó que la minería también le ha ofrecido ayuda al gobierno, pero rechaza ese aporte del sector privado. “La minería le ha dado plantas de oxígeno. Por ejemplo, Buenaventura en Orcopampa, en Arequipa, ha entregado su planta. Marsa ha comprado equipo en el norte y lo ha entregado. Otra minera, Las Bambas, están entregando, pero están entregando porque la población les pide. El gobierno debería planificar y usar ordenadamente esos recursos”, dijo.

“Southern está ofreciendo entregar 20 toneladas semanales de oxígeno líquido, el equivalente a 1,400 botellones de 10 metros cúbicos. El  9 de mayo ofreció y el 22 de mayo insistió en la entrega. Estamos 3 de julio y todavía están pensando en si lo reciben. Así como eso hay otros ofrecimientos que están ahí parados. No se debe decir cuantos días han pasado, sino que se debe decir cuántos muertos ha habido en ese lapso por falta de oxígeno”, mencionó.

Ver entrevista…