En Vivo

MIDAGRI IMPLEMENTA BANCO DE GERMOPLASMA DE QUINUA EN PUNO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Caracterizará más de 1,500 accesiones de quinua de Perú, Bolivia, Chile y Ecuador serán estudiadas.

Puno, 20 de octubre de 2021.- Con una colección de 1,515 accesiones, el Ministerio de Agricultura y Riego (MIDAGRI) ha instalado en la región de Puno un banco de germoplasma de quinua para el Perú con la finalidad de incrementar los trabajos de investigación y la generación de tecnologías que permitan conservar y valorar su diversidad genética  y mejorar su calidad y competitividad comercial.

Este banco de germoplasma, instalado por el sector a través del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), concentra colecciones provenientes de los valles interandinos de Puno, Huancayo y Ayacucho, así como de variedades internacionales de las zonas altiplánicas de Bolivia, Chile y Ecuador.

Para definir la implementación de esta área de investigación científica, el INIA-MIDAGRI mediante su Estación Experimental Agraria Ilpa (EEA Ilpa), ha realizado pruebas de poder germinativo y viabilidad de accesiones, a fin de garantizar su germinación y crecimiento en campo definitivo.

El banco de germoplasma, ubicado en la EEA Ilpa, cuenta con un área de 1.5 hectáreas donde se realizarán trabajos de investigación científica de caracterización agromorfológica que contribuya a identificar y seleccionar accesiones élite para que sean utilizadas en el mejoramiento genético, que conlleve a la generación de híbridos y conformación de nuevas variedades mejoradas resilientes al cambio climático.

A la fecha el INIA-MIDAGRI conserva más de 14,500 muestras identificadas de cultivos, crianzas y microorganismos, en 48 colecciones de bancos de germoplasma, donde se realizan investigaciones para desarrollar nuevas tecnologías que mejoren la calidad de la producción agropecuaria en el Perú.

Estos bancos de germoplasma están ubicados en 17 regiones del país y poseen 280 especies de cultivos y sus parientes silvestres, así como más de 1,700 alpacas de las razas Huacaya y Suri, que presentan unas 20 tonalidades de color y 700 llamas de las razas Q´ara y Ch´aku. Esta riqueza genética es preservada a través de métodos y procesos de conservación que garantizan su resguardo y viabilidad.