MAURTUA: CON LAS DICTADURAS NO SE CONCILIA, ESTAS SE CAEN SOLAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Embajador Oscar Maurtua, ex ministro de relaciones exteriores

RCR, 16 de febrero del 2018.- Las últimas decisiones del gobierno venezolano, al convocar elecciones adelantadas que a todas luces están totalmente amañadas, sin la presencia de observadores internacionales, con una oposición arrinconada, sino encarcelada, con un pueblo que muere por falta de medicinas y también de hambre, entre otras razones, es lo que ha impulsado el rechazo del Perú y de los 14 países que conforman el grupo de Lima, contra la presencia de Nicolás Maduro en nuestro país con ocasión de la Cumbre de las Américas, sostuvo Oscar Maurtua, ex ministro de relaciones exteriores.

“Maduro quiere emular a su antecesor, Hugo Chávez, y entornillarse en el poder hasta que muera -con estas elecciones hasta el año 2025-, a cargo de un país que está en una crisis total, al borde de la miseria y la hambruna con una inflación que destroza la población, luego de ser la economía más prospera de la región, prácticamente la Arabia Saudita de Latinoamérica, un país rico y generoso como siempre fue Venezuela”, señaló Maurtua a RCR.

A esto se suma, dijo, el desprecio a la vida que tiene como todo dictador, con 125 asesinados durante las manifestaciones contra el gobierno, la persecución, el asesinato de oficiales discrepantes, y, como es ya de dominio público, la corrupción y el narcotráfico que corroen los cimientos del país, con familiares de la cúpula gobernante juzgados en Norteamérica.

NON GRATO

“Se debe destacar que en la resolución que lo declara ”persona non grata” se ha expresado una voluntad y una manifestación solidaria y conjunta de países de América Latina.  En el caso de la decisión peruana, según la Constitución es el jefe de estado quien lo ha “desinvitado” y ya no es bienvenido a nuestro país, por lo cual no puede ingresar de ninguna forma”, anotó.

Precisó que un presidente o jefe de Estado no puede llegar a cualquier país si no está invitado y declarado bienvenido.

“Para poder ingresar a un territorio ajeno, los mandatarios deben ser convocados o invitados oficialmente. A Maduro se le ha retirado la invitación, y ha sido declarado persona no grata en aspectos técnicos y legislativos. Más aún, el avión presidencial debe tener el permiso de aterrizaje respectivo, y si la autoridad aeronáutica no se lo concede, él tendrá que respetar la decisión del Estado peruano”, concluyó.