MARÍA BELÉN BAZO SE MOTIVA CON LOS JUEGOS OLÍMPICOS, PERO MIRA MÁS ALLÁ DE TOKIO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario Record

Clasificarse a unos Juegos Olímpicos no es tarea sencilla, prepararse de la mejor manera tampoco lo es. María Belén Bazo lo tiene claro, y en medio de su participación en los IQFoil International Games, se da tiempo para conversar con nosotros acerca de Tokio 2020+1, su objetivo inmediato, y sus planes a mediano plazo.

«Me encuentro muy motivada para Tokio 2021, pero también me gusta mucho navegar en Foil y estoy emocionada con el próximo ciclo olímpico», nos comenta la joven velerista, refiriéndose al cambio de clase que hará tras participar en los Juegos Olímpicos del próximo año.

Si bien en los últimos meses ha venido compitiendo y entrenando en la clase IQFoil, recordemos que la deportista nacional, medalla de bronce en Lima 2019, logró su clasificación a Tokio en la modalidad de windsurf RS:X. «IQFoil será la nueva disciplina olímpica de windsurf para Paris 2024. ¡Es muy diferente a RS:X! El equipo es muchísimo más rápido y la sensación de ir volando sobre el agua, por el hydrofoil, es increíble».

Tras varios meses de para, María Belén reinició sus entrenamientos en el mar en junio y las competencia en agosto. «Al comienzo fue difícil pero poco a poco hemos recuperado el físico y la técnica. Ya me siento súper bien en el agua y mejorando cada día».

COMPITIENDO EN ITALIA

Nuestra compatriota se encuentra actualmente en Garda, provincia de Brescia al norte de la península itálica, compitiendo en los IQFoil International Games. Tras 11 regatas, se ubica en el puesto 18 con 155 puntos netos, y si bien no ha logrado meterse en los cuartos de final (top-12), navegará mañana buscando mejorar su posición en la tabla general.

Finalizada su participación, Bazo continuará con su periplo por el viejo continente. «Me voy a Portugal para competir en el europeo de RS:X que se disputará a finales de noviembre».