En Vivo

Marcos Ibazeta: advierte que reciente agresión de ronderos a jueza en Ayabaca, Piura es mal precedente para otras regiones del país

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 12 de julio 2017.- La reciente agresión, incluyendo azotes, a la jueza María Chuquillanqui Chinguel, del Juzgado Mixto de Ayabaca, Piura, por un grupo de ronderos de la comunidad campesina de Chipillico podría convertirse en un mal ejemplo para otras zonas del país, sostuvo Marcos Ibazeta Marino, ex Presidente de la Corte Superior de Justicia de Lima, y Ex Presidente de la Sala Nacional de Lucha contra el terrorismo. .

En conversación con la cadena RCR, el jurista se pronunció del hecho registrado hace unos días en circunstancias que la magistrada llegó hasta la comunidad para hacer cumplir un recurso de habeas corpus presentado por un ciudadano que se encontraba retenido, por un aparente robo.

Cuando la jueza intentó explicar las razones de su presencia, acompañada de un secretario del juzgado, y seis efectivos de la policía, fueron agredidos por una enardecida turba e incluso retenidos por varias horas.

El jurista precisó que la legitimización a este tipo de acciones por parte de la población, responde a que se percibe la ausencia del Estado, ineficiencia del Ministerio Público y la Policía; así como la falta de respuesta del Poder Judicial, ante la demanda de justicia.

“La falta de respeto a las autoridades formales -no solo en las comunidades rurales- se debe a que la gente percibe que todos sus derechos son agredidos y ante esta agresión hay  impunidad. En este escenario las rondas son un ejemplo de organización vecinal que los defiende”, señaló.

Sostuvo que el Estado debe replantear acciones inmediatas ante el crecimiento desmesurado de la delincuencia e inseguridad ciudadana. Si se desborda (a través de las rondas) podríamos entrar en un estado de anarquía y desorden absoluto, donde la población hará justicia con sus propias manos.

Ibazeta Marino, explicó que la justicia comunal es una concepción excepcional en el país, donde la Constitución Política Perú reconoce a  las rondas como personas jurídicas, porque  hace muchos años había comunidades campesinas que estaban muy lejos del Estado, la información, la comunicación y la civilización; por lo cual estos no conocían el sistema y la estructura del Estado.

“Pero el escenario ha cambiado porque ahora las comunidades cuentan con vías de transportes, tienen acceso a la  información, medios de comunicación y conocen el funcionamiento del Estado, de sus autoridades y su derechos” refirió.

Citó como ejemplo el caso de Gregorio Santos que fue jefe presidente de las rondas campesinas en Cajamarca, quién llegó a ser presidente regional y ahora está buscando postular al congreso o la presidencia de la república”, remarcó.

Finalmente, puntualizó que las rondas campesinas tienen su autonomía siempre y cuando respeten los derechos fundamentales de su gente y de todos los demás pobladores del Perú.

Escuchar entrevista: