En Vivo

MÁQUINAS DEL RESIDENTE EN OBRAS DEL GRP

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Sin Fronteras Puno 

PUNO. LAS OBRAS QUE EJECUTA EL GOBIERNO REGIONAL PUNO (GRP) ESTÁN ROCIADAS CON ATISBOS DE CORRUPCIÓN. LOS PROYECTOS INCONCLUSOS DEJADOS A MEDIAS POR LA ANTERIOR GESTIÓN, O ESTÁN DESFINANCIADAS O SUS AVANCES SON ENGAÑOSOS.

Sin Fronteras ha develado que los funcionarios de la actual gestión parecen no hablar el mismo lenguaje del gobernador Walter Aduviri Calisaya, quien ha pregonado hasta el cansancio que su administración estará exenta de anomalías, además de que se implantará “cero corrupción”-

Ya demostramos que la carretera Jayu Jayu – Calacota, se ejecutaba en Ilave sin residente de obra ni supervisor, además de anomalías que los comuneros estaban impedidos de denunciar debido a que los trabajos se desarrollaban a la deriva.

Nos trasladamos a la zona norte de la región, donde se asfalta la carretera Lampa – Cabanillas, Tramo II, una obra que debió costar 38 millones 602 mil 223, 81 pero que según el sistema se elevó a 41 millones 022 mil 409 soles. Esta se lanzó en setiembre de 2016 y debió entregarse en 751 días calendario, es decir, antes de que Juan Luque deje el gobierno.

Las obras inconclusas y con serias deficiencias fueron asumidas por la presente gestión que hace dos semanas delegó como residente de Obra a Ricardo Aroni Acero, quien en vez de agilizar los trabajos, estaría implantando un negocio personal, dilapidando los intereses del Estado.

Como la obra se ejecuta por Administración Directa, la gestión de Luque dispuso el envío de un pool de maquinarias del GRP, entre ellas una chancadora, pero el actual residente ha ordenado que se desarme y sea devuelta porque él contratará otra, obviamente particular.

Los obreros y operarios que son de la zona han denunciado que pidieron que Aroni Acero reconsidere el cambio porque no había sentido, pues el transporte, armar y desarmar demandaría unos 30 mil soles de costo, pero él se habría cerrado que la orden se dio desde la sede central y había que acatarla.

En efecto, no hay marcha atrás, porque al lugar ha sido trasladada otra chancadora color blanco, mientras que la del GRP, color rojo ha sido arrimada, cual si fuera obsoleta. “Pedimos que el señor Aduviri venga a la obra, él sin ser ingeniero se dará cuenta que esto es por las puras, por beneficiar a otra empresa. Con la chancadora del Gobierno Regional se puede preparar de sobra toda la piedra chancada que se necesita y si nos apuramos podemos acabar la totalidad de la obra en un mes, quizás una semana más”, aseguró un operario.

NEGOCIADO

Los quejosos nos dieron algunos datos, de que la nueva chancadora era de un conocido del residente de Obra, ya que el día que la estaban bajando no quería ni que la toquen. Sin Fronteras indagó que las sospechas tendrían asidero.

La empresa que provee piedra chancada es la Indumaq EIRL, y curiosamente la máquina que llegó a Cabanillas para chancar piedras (color blanco) también tiene ese distintivo, pero ha sido cubierto adrede.

AMPAY

Revisando la página de Sunat e hicimos la consulta descubriendo que Indumaq Contratistas SAC tiene un coincidente nexo con el residente de Obra, ya que Ricardo Aroni Acero figura como gerente general desde el 1 de diciembre 2011, pero para borrar rastros de alguna vinculación esa razón social se dio de baja el 28 de febrero de 2019.

El RUC 20448432778 era antiguo, en la Sunat aparece otra empresa con el nombre “Indumaq Sur Perú E.I.R.L.” con RUC 20602075444.

DESCARGOS

Este medio se contactó con el referido residente de obra, quien no pudo negar que la aludida máquina era de Indumaq, y que él laboró para esa empresa y que fue gerente, pero ensayó una salida. Aroni Acero dijo que asumió el cargo el 18 de marzo, y que el anterior residente Reynaldo Chambi, hizo todo. “Cuando llegué ya todo estaba… sí pues es de Indumaq, pero que puedo hacer ya no se necesita la máquina “chancadora”, por eso están desarmando”, alegó, indicando que estaba de viaje y que no había señal.

En la breve conversación por celular, también admitió que la chancadora y otras eran de Indumaq y que conocía a Ángel Huaynacho, el hombre, que según los operarios, es quien supervisa el pool de maquinaria. “Ya no necesitamos esa máquina, además pago personal por gusto, por eso se la llevan, no necesitamos”.

¿Pero es socio de la empresa Indumaq? Sí, pero yo llego el 18 de marzo, qué tengo que ver… no soy socio (se corrige).

En una segunda llamada nos informó que las obras ya tienen más del 90% de avance y que era probable que terminen en junio. Esto coincide, porque los operarios indican que Aroni Acero pretende alargar la entrega beneficiándose con el alquiler de las que serían sus maquinarias