En Vivo

LLEVANDO A VENEZUELA ANTE CORTE PENAL INTERNACIONAL SE DICE BASTA A DIPLOMACIA DÉBIL Y CÓMPLICE CON MADURO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exministro de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada estimó también que ha llegado el momento de que el Perú retire a su embajador de Nicaragua, ante las recientes y graves violaciones a los derechos humanos y asesinatos a opositores perpetrados por el régimen del presidente de ese país, Daniel Ortega.

RCR, 24 de septiembre.-La decisión de los cinco países latinoamericanos integrantes del Grupo de Lima de llevar a Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI) es una manera de decir basta a la diplomacia débil, silente que no decía una sola palabra y que, en muchos casos, era cómplice de una dictadura feroz, como la chavista de Nicolás Maduro, afirmó el exministro de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada

“Esto marca un cambio de política. Nunca ha ocurrido. Generalmente los países miraban de costado, agachaban la cabeza y no decía una palabra frente a actos de vesanía y terrorismo de Estado, como está sucediendo en Venezuela”, subrayo.

El expresidente del Congreso resaltó que este paso dado por las cinco naciones que conforman el Grupo de Lima, Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Perú es inédito e histórico, “porque significa que la diplomacia tiene una actitud firme y decidida, consecuente con principios y valores que se ha comprometido a cumplir, tanto la Carta de las Naciones Unidas como la de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Consideró también que esta demanda colectiva obligará a la Corte Penal Internacional a acelerar las investigaciones contra el mandatario venezolano y su régimen, al recordar que desde el año 2004 la CPI tiene en su haber más de 600 documentos sobre asesinatos y torturas en Venezuela, y de los que no ha iniciado investigación alguna.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Gonzales Posada estimó también que ha llegado el momento de que el Perú retire a su embajador de Nicaragua, ante las recientes y graves violaciones a los derechos humanos y asesinatos a opositores perpetrados por el régimen del presidente de ese país, Daniel Ortega.

“Hay 430 asesinados por un gobierno, como el de Daniel Ortega que ya tiene más de veinte años en el poder. Y existen informes devastadores de la Comisión de Derechos Humanos sobre asesinatos y torturas…  que hay que pararlos con firmeza y decisión democrática”, enfatizó.