En Vivo

LIMA SERÁ EL PRÓXIMO AÑO SEDE DE LA XII SEMANA DE SEGURIDAD CIUDADANA PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Juan José Marchena, experto en Seguridad, dice que la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Internacional para la Prevención de la Criminalidad (CIPC) corroboran la importancia de las rondas urbanas peruanas para luchar contra la Seguridad Ciudadana.

Juan José Marchena, experto en Seguridad, anunció que Lima (Perú) ha sido designada como la sede de la XII Semana de Seguridad Ciudadana que se realizará entre setiembre y octubre del 2020 con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la participación de todos los países de América Latina y el Caribe.

“El BID realiza desde 2008 la Semana de Seguridad Ciudadana, que incluye un taller con la participación de todos los países de América Latina y el Caribe. El objetivo es ofrecer una plataforma de diálogo e intercambio de experiencias y buenas prácticas a los participantes. Sería una magnífica oportunidad para destacar la incursión de las rondas urbanas en la Seguridad Ciudadana”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Marchena señaló que “los estudios de la Organización de Estados Americanos (OEA), el BID y el Centro Internacional para la Prevención de la Criminalidad (CIPC) corroboran la importancia de la participación de organizaciones, como las rondas urbanas peruanas, para luchar contra la Seguridad Ciudadana”.

Explicó que “el BID enfoca su actuación en la prevención social para contrarrestar los factores que propician el riesgo de ser víctima o victimario, la formalización de la colaboración con la policía de organizaciones como las rondas urbanas y mejorar la justicia social con la participación ciudadana”. También mencionó que la “Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) indica en su quinta directriz que los gobiernos deben facilitar el entendimiento con las comunidades civiles organizadas para garantizar la Seguridad Ciudadana”.

En ese sentido, el especialista lamentó que “en el Perú la policía debería ser forjadora de ciudadanía, pero muchas veces no representa lo que debería ser, porque cuando un ciudadano acude a una comisaría puede pasar por tres alternativas: ser originado, ser agredido o ser coaccionado”.

También consideró que “el Serenazgo, es solo una prolongación de la Policía y los militares, cuando deberían entender que la Seguridad Ciudadana no solo es represión, sino un entendimiento del tejido social. La policía y el Serenazgo tienen que entender que cada problema tiene sus particularidades que solo pueden ser identificadas por las personas que viven en una zona”.

“El distrito de San Juan de Lurigancho podría ser base de un piloto en el cual se destaquen policías nuevos y no contaminados para hagan su trabajo con la participación de las rondas urbanas y coordinar con la Policía para hacer un estudio con el fin de reducir la criminalidad”, dijo.