LAMBAYEQUE: FISCALÍA PIDE 24 MESES DE CÁRCEL PARA EDWIN OVIEDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: La República 

La Fiscalía Provincial Corporativa Especializada contra la Criminalidad Organizada (Feccor), solicitó 24 meses de prisión preventiva para el empresario Edwin Oviedo Picchotito, quien es investigado como presunto cabecilla de la organización criminal  “Los Wachiturros” que cometió asesinatos en el distrito de Tumán.

La medida coercitiva que presentó ayer el fiscal Juan Carrasco Millones ante el Octavo Juzgado de Investigación Preparatoria, ha sido planteado contra el también presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) por los presuntos delitos de homicidio, usurpación agravada y tenencia ilegal de armas, con la finalidad de aprovecharse del patrimonio y los bienes de la agroindustrial Tumán.

Fundamentos
En su requerimiento, el fiscal Juan Carrasco señala que Segundo Ordinola Zapata, exadministrador judicial de Tumán, habría ejercido la función de lugarteniente ejecutando todas las órdenes que encomendaba Oviedo, con el fin de evitar toda acción opositora a sus intereses económicos, desde el año 2007 al 2015.

Carrasco añade que el exgerente de Finanzas de la azucarera Tumán, Pablo Arce Benites, era el encargado de manejar los ingresos de la empresa para financiar el pago a abogados, policías y peritos que asesoraban a los integrantes de la organización, además de haber desviado el patrimonio de la azucarera a empresas de Oviedo.

También se señala que Cecilia del Rosario Limo Rojas, exgerente de Recursos Humanos, recibía órdenes de Oviedo Picchotito para contratar jóvenes que no aparecían en planillas laborales, para que realicen trabajos de seguimiento, inteligencia y amedrentamiento contra los opositores de la administración judicial.

Homicidios
Según la carpeta fiscal, Edwin Oviedo, en su calidad de líder de la organización, ordenó a Segundo Ordinola y Pablo Arce asesinar al dirigente sindical de  Tumán, Manuel Rimarachín Cascos, debido a que llevaría cabo una paralización contra la empresa en octubre del 2012.

Sobre lo anterior, Ordinola Zapata habría dado instrucciones al exjefe de Seguridad de la azucarera Tumán, Wilfredo Rodríguez Ortiz, para que ordenara a Eswar Montenegro Salés  (a) “Charrum” y César Valencia Delgado (a) “Cojo Valencia” -presunto integrante de Los Wachiturros- de matar a Rimarachín Cascos.

Precisamente sobre este crimen, de la declaración de un testigo, se infiere que Oviedo también había ordenado a Segundo Ordinola y Cecilia Limo que se reúnan con Mercedes Vera Cajusol -esposa de Manuel Rimarachín- para convencerla de que no denuncie, ni divulge la identidad de los asesinos de su esposo.

Otro de los homicidios atribuidos a Edwin Oviedo es el del dirigente Percy Farro Witte. El  13 de mayo del 2015, el empresario habría ordenado matar al sindicalista por oponerse a la administración judicial, y al haberse negado a recibir un soborno para dejar de protestar. Según el colaborador eficaz n°03-2017, antes de ordenar cualquier muerte o atentado contra personas de Tumán, Ordinola, Arce, Limo y Rodríguez se reunían con un excoronel de la Policía en retiro de apellido Mongruza, quien era enviado de Oviedo.

Para sustentar el requerimiento, también se refiere que se planificó el asesinato  del fiscal Carrasco, a cargo de sicarios de la banda criminal “Barrio King”, quienes se instalaron en Tumán en la casa de Ángel Chacón, investigado por el presunto delito de lavado de activos.

Clave
El abogado de Edwin Oviedo, José Carlos Isla Montaño, dijo que su patrocinado es el primer interesado en que se esclarezcan estos graves hechos que se le imputan. “El señor Oviedo ha puesto su pasaporte a disposición de la fiscalía, él está en el país, no piensa fugar. Tampoco pretende perturbar la actividad probatoria”, señaló.