En Vivo

Piura: La visita de PPK originó caos entre los damnificados por las lluvias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Correo Edición Piura

El presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski llegó hasta el distrito de Castilla para entregar 70 toneladas de ayuda humanitaria, pero solo algunos damnificados recibieron tickets para recoger los bienes a partir de hoy. La visita del jefe de Estado y de las autoridades duró quince minutos. 

El presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), llegó junto al jefe del Gabinete Ministerial, Fernando Zavala, y las ministras de Desarrollo e Inclusión Social, Cayetana Aljovín; y Justicia, Marisol Pérez Tello, a la región para entregar 70 toneladas de bienes de ayuda humanitaria a los damnificados por las lluvias; sin embargo, para su sorpresa, los tickets que servirían para recoger la ayuda no habían sido entregados.

DESORDEN. Desde las siete de la mañana, unas mil personas damnificadas llegaron hasta el estadio Miguel Grau, del distrito de Castilla, para recibir la ayuda humanitaria que les habían ofrecido. No obstante, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, recién llegó pasado el mediodía para participar del evento e iniciar con la entrega de ayuda. Esto originó que los asistentes abuchearan a las autoridades.

“A pesar de que Castilla es uno de los distritos más castigados por las lluvias, la espera vale la pena porque la ayuda llegará a todos los damnificados. Las personas deben recibir la ayuda de manera ordenada, y planificada”, dijo el alcalde del distrito, Luis Ramírez.

En tanto, el gobernador regional, Reynaldo Hilbck, destacó el gesto del gobierno central al venir a la región a entregar ayuda inmediata a los damnificados.

“Su presencia dice mucho, que el gobierno central está trabajando para ayudarnos a llevar ayuda a la población que lo necesita. Han sido empadronadas unas primeras familias damnificadas, lo que significa que si sigue el fenómeno vamos a seguir aumentando la ayuda a todas las familias que tiene problemas. El presidente ha venido en persona a ver in situ el problema que tenemos, es señal de que el gobierno nos está apoyando”, comentó Hilbck.

PAÑOS FRÍOS. Tras los reclamos de la población, el jefe de Estado trató de tranquilizar a la población diciéndoles que la ayuda iba a ser entregada de manera inmediata; sin embargo, los tickets aún no habían sido distribuidos.

“Hemos traído unas cosas, y los damnificados ya tienen su ticket y ya saben a dónde tienen que ir para recibir sus cosas”, decía PPK cuando fue interrumpido por los pobladores, quienes reclamaban que aún no recibían sus tickets.

“Entonces va quedarse un señor de Indeci para darles su ticket a quienes no lo tienen. Que nadie se vaya sin recibir su ticket. Tienen que lavarse las manos porque hay cólera, hay dengue, hay que tener mucho cuidado”, agregaba el presidente hasta que un grupo de vecinos lo interrumpió para decirle que no contaban con el servicio de agua desde hace más de quince días.

LA COCHINADA. “El tema de agua potable y desagüe es una cochinada. Vamos a arreglar el agua aquí en Piura para que esta empresa (EPS) Grau funcione, que hoy no funciona. Ustedes saben que yo estoy al pie del cañón cuando me necesitan”, dijo el jefe de Estado para proceder a abandonar el local por temor a que la situación se complique.

Posteriormente, las personas damnificadas se aglomeraron en uno de los accesos del complejo deportivo para reclamar su ticket, pero el desorden conllevó a la suspensión del evento. Una mujer se desmayó bajo el inclemente sol, mientras que varios niños tuvieron que ser evacuados del local.

El alcalde del distrito de Castilla, Luis Ramírez, informó que a partir de hoy se empezarían a entregar los kits que ha donado el gobierno central en el depósito municipal del distrito.

“Se entiende que la población esté molesta porque han esperado tres horas. Tienen que tener en cuenta que hay 20,000 personas damnificadas, pero primero se atenderá a quienes han perdido su casa, que son unas 1,500 familias. Después continuaremos con los afectados. Atender una ciudad de 150,000 habitantes no es nada fácil, sobretodo con la poca logística que tenemos. No tenemos los recursos suficientes”, dijo.