LA ROSA: A LAS ENFERMERAS QUE CONTRATARON EN LA EMERGENCIA POR LA PANDEMIA LOS TRATAN COMO SI NO VALIERAN NADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR,24 de Noviembre 2020 .- Liliana La Rosa, decana del Colegio de Enfermeros del Perú, demandó al presidente Francisco Sagasti implementar una política contra el hambre para evitar que la gente en extrema pobreza salga a las calles violando los protocolos sanitarios. También exigió al gobierno contratar a cinco mil enfermeras para fortalecer los puestos de salud de todo el país y crear un programa de voluntariado juvenil de apoyo sanitario ante una eventual segunda ola de covid-19.

“Nuestra prioridad uno es la política contra el hambre, porque la situación hace que la gente salga a la calle y se violenten todos los protocolos, porque si no hay olla común y no hay comedor popular, si no se inyecta a las pequeñas empresas vamos a tener llenos los hospitales con covid”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Segunda propuesta: inyección presupuestaria para fortalecer puestos y centros de salud, contratación de cinco mil enfermeras para los puestos de salud de todo el país. No pueden haber puestos de salud sin médicos ni enfermeras. En tercer lugar, estamos planteando que en la currícula educativa se introduzca contenidos de salud y covid, la educación es una buena aliada de la salud”, indicó.

“En cuarto lugar, hemos planteado que atiendan la agenda laboral de los enfermeros de todo el país. En quinto lugar, una movilización juvenil para que puedan liderar el desarrollo, con un programa nacional de voluntariado juvenil, para que se den subsidios a los voluntarios, para que ayuden en la lucha contra el covid, en las inmunizaciones, en la educación on line, en la educación directa, para sentar las bases de una recuperación progresiva”, agregó.

Advirtió que “cuatro mil puestos de salud no tienen ni enfermeras ni médicos, solo tienen un técnico en enfermería”. “Ya no somos un país pobre, somos un país de renta media alta, que quiere entrar a la Ocde y solo tiene cuatro mil servicios de salud donde solo hay un técnico en enfermería y no hay profesionales, no hay insumos, no hay oxígeno, no hay refrigeradoras para las vacunas”, precisó.

Remarcó que “si no hay agua, si no hay mascarillas, si no hay para comer, a la gente no le va a importar aglomerarse, porque cuando tienes que llevarle el pan a tus hijos tú trabajar, tú sales”. “Tiene que entrar el Midis el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, tiene que haber un trabajo articulado con Agricultura”, observó.

“Propongo al presidente Sagasti que reinstale la comisión interministerial de asuntos sociales y ponga como agenda central la lucha contra el hambre y la gestión territorial de la lucha contra el covid. El presidente tiene que articular con regiones y con alcaldes, y los ministros tienen que concentrarse en el trabajo territorial y en el primer nivel de atención”, anotó.

Visión limitada

La Rosa subrayó que “la última actuación de la doctora Mazzetti (ministra de salud) fue la vacunación contra la difteria, donde hubo colas, desorden y una dificultad para comunicar a la ciudadanía cual era el proceso de mantener y mejorar la cobertura de salud en esa materia”. “El gran problema que estamos enfrentando es que la doctora Mazzetti conoce de manejo hospitalario de alto nivel, pero no conoce al pueblo, los centros de salud, a la comunidad y en su cabeza no está presente la prevención y promoción de la salud”, afirmó.

“En ese sentido, creo que nuestra preocupación como enfermeras es que estamos discriminadas del sistema sanitario, porque la doctora Mazzetti no nos incluye ni en el ‘Comando covid’ ni en el ‘Comando vacuna’. No tiene ni una enfermera en la alta dirección, ni de viceministra, nada, solo habla con médicos, y eso restringe su visión, la hace una visión centrada en la enfermedad. Necesitamos prevenir, se va a vencer al covid si la gente usa su mascarilla, mantiene la distancia, se lava las manos”, observó.

Explicó que “la ministra Mazzetti tiene que tomar la decisión de duplicar la cantidad de serumistas, de invertir en formar especialistas”. “Necesitamos para las tres mil camas UCI, que planificaba la propia ministra con el expresidente Vizcarra y quería entregar en julio del 2021, tener siete mil enfermeras especialistas en cuidados intensivos. Solo han sacado 16 plazas y tenemos 1,230 enfermeras especialistas en cuidados intensivos. Le falta más de 6 mil y saca 16 plazas. Como va a cerrar así la brecha”, manifestó.

“Le falta política de recursos humanos y les falta invertir en puestos de salud si quieren que a la gente se le garantice el derecho a la salud. Yo le pido a la señora Mazzetti abra la puerta a la enfermería, haga que los enfermeros le ayudemos a pensar sus políticas, al igual que las otras profesiones de la salud. Sería bueno que tome en consideración que nosotros estamos en el primer nivel hasta el nivel más sofisticado, tiene que escucharnos. Tenemos diferentes funciones, ellos se encargan de la enfermedad y nosotros del cuidado”, anotó.

“Cuando el expresidente Vizcarra visitó el Colegio de Enfermeros se comprometió a que nos iba a incluir en el ‘Comando vacunas’ y no nos incluyeron. Y cuando han hecho la planificación de vacunas, la foto era el viceministro Suárez con todos los médicos a su lado y ninguna enfermera, ni a la directora de inmunizaciones la pusieron. Ellos creen que solo tienen que hablar entre médicos. Entonces, la que planifica, la que ve la logística, la que vacuna, la que evalúa la vacuna, la que proyecta la vacunación, que es la enfermera, su palabra está puesta como de ciudadano de segunda clase”, precisó.

“Tenemos 87 enfermeras y más de 95 técnicos que han fallecido. Exponemos nuestras vidas por la gente, que tomen nuestras propuestas y se hagan políticas con nosotros y por eso queremos estar en el ‘Comando covid’ y el ‘Comando vacuna’”, comentó.

Huelga nacional

Informó que “Fenutsa y los sindicatos se están uniendo para hacer una huelga nacional”. “No ha habido nombramiento el 2019, no han cumplido con el nombramiento de los excluidos el 2019, no ha habido nombramiento el 2020, no han cumplido con el nombramiento de los excluidos el 2020, hay mucha indiferencia a la violación de los derechos laborales. Esperamos que el presidente Sagasti pueda desactivar los potenciales conflictos que no traerían nada bueno al país en estos momentos”, aseveró.

También reveló que “están despidiendo a mis colegas, les están bajando el sueldo a la mitad, hemos mandado quejas al Ministerio de Salud y a las Diresa”. “Eso pasa en todos lados: en Piura, en Tarapoto, en Tumbes, y aquí en Lima. Así es que les falta política en recursos humanos, falta que el órgano rector le dé la autonomía a Susalud para que controle las normas sanitarias, pero Susalud depende de la ministra, para que defina quien la va a fiscalizar es ella misma. Es difícil que un subordinado la fiscalice y la sancione”, dijo.

“El gobierno debe encargar a Sunafil que controle el cumplimiento de los derechos laborales en el sector público y privado, y por eso hay tanto servicios no personales, servicios por terceros, sin seguro de salud sin derechos laborales. Más de ocho mil colegas están en esta situación y no puede seguir así. Y no les pagan. En Loreto hay colegas que están esperando pago de tres meses atrasados del primer trimestre del año y van cada semana a pedir págame como una limosna cuando es su derecho”, expresó.

“Los ochos mil enfermeros, son los nuevos que entraron con el covid. De los 55 mil que habían, casi el 25% se fue a su casa por edad o por comorbilidad. Entonces, contrataron a ocho mil, con sueldos de seis mil y cuatro mil, ahora les pretender bajar a dos mil, a algunos los han despedido y a otros no les han pagado como en el caso de Loreto, porque no hicieron bien los contratos, porque no pidieron la asignación presupuestaria al MEF, por esa incompetencia administrativa están pagando los enfermeros. Las Diresa y el MEF debe solucionar ese problema”, detalló.

“Necesitamos un presidente con una visión amplia, pero también con firmeza en la defensa de los derechos laborales. Espero que instruya a la doctora convoque a los distintos sectores, porque la posibilidad de un conflicto social en salud es bien amplia”, afirmó.

“Según la Ocde se necesitan 88 enfermos por cada 10 mil habitantes. El Perú tiene 16 y Loreto 7 por cada 10 mil habitantes y se dan el lujo de no pagarles y de bajarles el sueldo a la mitad. Cuando nos faltan 250 mil enfermeros en el Perú, a los ocho mil que han captado los tratan como si no valieran nada”, apuntó.

Ver entrevista …..