La Oroya: Aumentan casos de violación sexual contra menores

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Centro Emergencia Mujer de Yauli – La Oroya redobla trabajo preventivo en los distritos más alejados donde hay más impunidad.

RCR, 01 de julio de 2016.- Al preocupante incremento de casos oficialmente registrados de abusos sexuales contra niños y niñas en esta provincia, se suma el hecho de que existen muchos más casos de este tipo, especialmente en localidades alejadas, que no son denunciados, manifestó la Lic. Katya Yallico Martínez, especialista del Centro Emergencia Mujer de Yauli – La Oroya.

En diálogo con RCR, Red de Comunicación Regional, Yallico Martínez expresó la preocupación de su institución frente al incremento de denuncias por casos de abuso sexual a menores de edad en la provincia, es así que en el primer bimestre del presente año se han registrado dieciocho casos de los cuales ocho corresponden a junio, 50% más en comparación al mes correspondiente del año pasado que registró cinco denuncias.

Dijo que el Centro Emergencia Mujer ha redoblado su trabajo preventivo en las instituciones educativas de la provincia, también con los padres de familia, pero sobre todo ha enfocado sus esfuerzos en los distritos más alejados (eminentemente rurales) porque se cree que detrás de las cifras oficiales hay muchos más casos de violencia sexual contra menores de edad –que precisamente se perpetran en estas localidades- y que no son denunciados.

Explicó que la impunidad de los casos de violencia sexual en las localidades y los distritos más remotos se debe a la vergüenza de las víctimas o familias, al desconocimiento de dónde acudir a presentar su denuncia, la creencia de que el proceso judicial es costoso e incluso, debido a la misma presión familiar pues la mayoría de los casos de abuso sexual se perpetra en el entorno más cercano de los niños y niñas: el hogar y las instituciones educativas.

Es así, dijo, que en el seno del hogar los agresores más comunes son, por ejemplo, el abuelo, el tío, el padrastro, el vecino e incluso los propios padres, mientras que en las instituciones educativas, generalmente son los trabajadores de limpieza, auxiliares, pintores de aula y docentes.

La especialista deploró este escenario de silencio, subrayó que estos delitos no deben quedar impunes y los agresores, en cualquier circunstancia, deben ser denunciados para que reciban en la cárcel la mayor condena posible.

Refirió que en las zonas alejadas, se suceden casos de conciliación extra judicial y se llegan a acuerdos para resarcir el daño de la violencia sexual con irrisorios pagos como es la suma de treinta soles mensuales, en otros, unos tres mil a cuatro mil soles en total.

Sostuvo que en el caso de las instituciones educativas, hay docentes muy comprometidos con esta problemática, sin embargo, también hay otros docentes que no asumen un compromiso firme porque dan prioridad al prestigio de sus centros educativos, en ese sentido, subrayó que la integridad psíquica y emocional de los menores debe tener prioridad y sí o sí se deben denunciar los casos violencia sexual y maltrato infantil.

Señaló que el Centro, cuyos casos los deriva al Ministerio Público para que pueda realizar la investigación y formular la denuncia a la judicatura correspondiente, trabaja en estrecha coordinación directa con las Demunas de las municipalidades distritales y los gobernadores distritales.

Explicó que la entidad realiza una labor preventiva para concientizar a los niños y niñas de los niveles escolares de inicial, primaria y secundaria, para que en los casos de violencia sexual, actos contra el pudor o tocamientos indebidos, avisen inmediatamente a sus padres y docentes lo que permitirá que los agresores sean denunciados.

Anotó que en esta tarea cada nivel escolar cuenta con su propia metodología, es así que para los pequeños de inicial y primaria se narran cuentos y se realizan shows de títeres, mientras que para el alumnado mayor se proyectan videos didácticos.

El Centro Emergencia Mujer de Yauli – La Oroya brinda servicios gratuitos especializados en temática de violencia familiar y abuso sexual, su sede se encuentra en el Centro Cívico de La Oroya Antigua (Av. Horacio Zevallos, frente a la municipalidad provincial). Se puede llamar a los teléfonos 392255, RPC 994 833574 o a su línea gratuita -Línea 100- que atiende las 24 horas del día y deriva las denuncias a los centros de emergencia de la mujer más cercanos de la ocurrencia de los hechos.