En Vivo

LA DELINCUENCIA ESTÁ DE VUELTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario Uno 

La cifra de robos disminuyó alrededor de un 85% debido a la cuarentena y al patrullaje continuo de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. Sin embargo, si la población ya rompió tácitamente el confinamiento, los ladrones también.

Los últimos quince días se han multiplicado los ro­bos en Lima Metropolitana, siendo las principales moda­lidades: el hurto de celulares, el robo a bodegas, farmacias, minimarkets, así como a dis­tribuidores y transportes de carga.

Cuando se inició la cuarentena a mediados de marzo, hubo una presencia mayor de efectivos, así como continuos patrullajes en las calles de la ciudad, esto ha ido disminuyendo conforme aumentaban los policías in­fectados de Covid-19, y se da­ban cuenta del abandono en el que los dejaban, tanto sus superiores como las autori­dades del Estado.

Entonces, ese espacio de control y seguridad para toda la población que significaba la prohibición de circular por las calles sólo hasta las seis de la tarde, se ha ido flexibilizan­do, además ha disminuido la presencia de miembros de la Policía Nacional, y eso está siendo ocupado hoy por la de­lincuencia, sobre todo la que se dedica a hurtos menores.

Pero lo peor estaría por ve­nir. Pues, cuando se reduzca al mínimo o desparezca la cua­rentena y tal vez el coronavirus esté controlado, la crisis econó­mica, es decir, el desempleo y el aumento de la pobreza, será un caldo de cultivo para estos actos ilícitos.

PERCEPCIÓN DE INSEGURIDAD

Según el informe de Se­guridad Ciudadana 2019 del Instituto de Defensa Legal (IDL) aproximadamente 9 de cada 10 personas temen ser víctimas de la delincuencia en los próximos doce meses. Además, el perfil de inseguridad se presenta, en ma­yor proporción, entre la pobla­ción urbana, y particularmente entre los más jóvenes.

Asimismo, destaca: “Que una situación como esta se mantenga constante durante tantos años es sin duda moti­vo de preocupación, porque significa que los peruanos y pe­ruanas viven en una situación de miedo permanente. Esto quiere decir que las respuestas del Estado han sido insuficien­tes y no han conseguido paliar esta realidad”.

El documento indica que entre los posibles delitos que generan mayores niveles de percepción de inseguridad en los peruanos y peruanas encontramos el robo de dine­ro, cartera o celular (77.0 %) y el robo a la vivienda (70.2 %). Un poco más alejados les siguen los delitos de ame­naza o intimidación (37.3 %), estafa (36.1 %), robo de vehículo (30.5 %), extorsión (22.7 %), maltrato y ofensa sexual (15.7 %), y secuestro (14.1 %).

SIEMPRE ALERTAS

La falta de ingresos eco­nómicos ha empujado a la gente a recuperar el empleo perdido o a buscar ingresos en otras labores, pero no sólo deben salir con la mascari­lla puesta y guardando la distancia debida el Covid- 19, sino igualmente deben estar alertas para no ser víc­timas de la delincuencia que cumplió el confinamiento. Las autoridades deben to­mar cartas en el asunto, porque la delincuencia a veces es tan mortal como el coronavirus.