Keiko Fujimori se pronuncia acerca de últimos acontecimientos en el país: corrupción, GSP y otros proyectos de inversión

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Lideresa de Fuerza Popular envío un mensaje a través de su cuenta facebook 
 
Amigas y amigos, hoy me permito usar las redes sociales para hacer algunas reflexiones y dar ciertas opiniones. Los acontecimientos de este fin de semana en torno al caso Odebrecht, nos muestran que tanto la Fiscalía como el Poder Judicial ya encendieron los motores, lo cual es positivo, sin embargo esperamos que las recientes detenciones sean sólo el inicio de una gran ruta para llegar a la verdad, y así identificar a todos los responsables. Los peruanos necesitamos tener plena confianza en las instituciones encargadas de administrar la Justicia. Los tribunales tienen una gran oportunidad.
 
Por otro lado, estas denuncias de corrupción con pagos de coimas tienen una serie de implicancias sociales y económicas. Un hecho importante: hoy ha vencido el plazo para asegurar la continuidad del proyecto del Gasoducto del Sur y es claro que dicha obra no será administrada por Odebrecht y si el gobierno se pone de costado carente de sentido proactivo, esto podría perjudicar seriamente al sur de nuestro país. Por ejemplo, cerca de 4000 personas perderían su trabajo. Además muchas otras actividades económicas que giraban en torno a esa gran obra se podrían detener.
 
Similar es la situación en el norte del país: En La Libertad, el proyecto Chavimochic III para irrigar la zona comprendida entre el valle Moche y Paiján también quedaría paralizado en perjuicio de nuestros hermanos liberteños. En Lambayeque, el proyecto Olmos; quienes compraron tierras y esperan un suministro seguro de agua por los próximos años, verán su inversión en peligro.
 
Estando así la situación, me permito invocar al Presidente de la República para que ejerza su liderazgo como Jefe de Estado y tome las decisiones políticas, que impidan que el comportamiento ilegal y equivocado de ciertas empresas y de malos funcionarios, afecten el crecimiento de nuestro país. El Estado peruano debe asumir el rol que la emergencia obliga y garantizar que estos proyectos salgan adelante, cuidando todas sus etapas.
 
El sur, el norte y todo el país necesita que esos proyectos funcionen.

Presidente, en sus manos y en las de su equipo está asegurar su justa y transparente operatividad. No permita que se generen espacios para nuevos baches en nuestra economía ni para más conflictos sociales. Ninguna investigación, ningún proceso y ninguna empresa puede ponerle trabas al desarrollo de nuestros pueblos.