JUAN REYNOSO: ¿SERÁ EL TÉCNICO IDEAL PARA TOMAR EL RELEVO DE GARECA EN LA SELECCIÓN?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Agencia Andina 

El entrenador del cruz Azul manifestó que en algún momento se dará ser técnico de la Blanquirroja.

Juan Reynoso expuso su objetivo de convertirse en técnico de la selección peruana porque es un convencido de que llegará ese momento de enfundarse el buzo que hoy viste el argentino Ricardo Gareca.

El hoy entrenador del Cruz Azul de México  indicó  que tiene la seguridad de que algún día dirigirá a la selección peruana y que se deben respetar los procesos.

«Es difícil decirle no a la selección. En mi línea de carrera pensé pasar por Cruz Azul y luego mi selección. Yo sé que voy a llegar, pero no sé cuándo. Ahora está Ricardo (Gareca) muy bien, hay que respetar su proceso», dijo Juan Reynoso a RPP.

Agregó: «Me encantaría y sé que se va a dar que yo llegue a la Selección, Dios quiera que se cumpla lo que uno tiene en la cabeza», añadió.

Sobre su forma de hacer jugar a sus equipos manifestó que en un primer momento, cuando empezó a dirigir en el Perú, muchos decían que se trataba de un entrenador defensivo, pero él cree que para plasmar una idea de juego se debe priorizar al talento y que le interesa explotar lo que pueda brindar cada jugador en lo individual para beneficiar al colectivo.

«Siempre hay algún romántico del equipo que pide que el equipo salga a presionar arriba. Pero si no tiene gasolina, no puede hacerlo. No siempre se puede plantear un partido de ida y vuelta, cada equipo tiene su grado de dificultad», agregó.

Sobre el descenso a la Segunda División de Alianza Lima, club que lo albergó en sus inicios como jugador profesional, Reynoso espera que vuelva pronto a la máxima categoría y manifestó que un baño de humildad siempre es bueno.

 «Ojalá vuelva a buscar jugadores con calidad y amor a la institución. Ojalá se repitan historias de éxito y vuelva al lugar donde merece estar, es de los grandes del país y Sudamérica. A veces un baño de humildad siempre es bueno», culminó.