En Vivo

JORGE BARATA SOBRE PAGOS A TOLEDO Y GARCÍA PÉREZ: «LA PRÁCTICA DE ODEBRECHT ERA CON DISTINTAS MODALIDADES»

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Correo

Durante interrogatorio en Brasil, exdirectivo de Odebrecht en Perú detalló que a exsecretario de Palacio de Gobierno se le pagó coimas en efectivo y que hablar con él era como hacerlo con el exmandatario aprista

En este segundo día de interrogatorio, Jorge Barata sacó a la luz hechos inesperados para los fiscales peruanos en Brasil. Revelo, por ejemplo, que Luis Nava y Miguel Atala fueron “los Maiman de Alan García”, en alusión al empresario Josef Maiman, examigo de Alejandro Toledo y persona de confianza del exmandatario a quien la Fiscalía acusa de ser su “testaferro” sobre las presuntas coimas que le pagó Odebrecht por el caso Interoceánica Sur.

Prácticamente, Barata refirió que el exsecretario de Palacio de Gobierno y el exvicepresidente de Petroperú, del segundo régimen de Alan García, eran sus “testaferros”. En Curitiba, Brasil, el empresario contó a la Fiscalía cómo se dio el esquema de corrupción por esta obra.Este episodio se dio como parte de la declaración de Barata ante el fiscal del Equipo Especial José Domingo Pérez, quien investiga el caso Línea 1 del Metro de Lima (Tren Eléctrico), donde se encuentran involucrados García, el exministro Enrique Cornejo y otros.

“Mientras Alejandro Toledo tenía su Maiman, ¿Alan García tenía a Luis Nava y Miguel Atala?”, preguntó la Fiscalía.“Yo creo que sí. Cada uno tenía sus peculiaridades. La práctica de Odebrecht era con distintas modalidades también”, respondió Barata.

Negocio

Al culminar la diligencia, el coordinador del Equipo Especial, Rafael Vela, señaló que la tesis de la Fiscalía se viene “corroborando”. En efecto, Barata fue relatando cómo se desarrollaron las negociaciones por la adjudicación de la obra del Tren Eléctrico.Como la llamada que recibió de Alan García luego del viaje que realizaron juntos al Cusco en el avión presidencial el 19 de febrero de 2009, antes de la licitación del Tren Eléctrico, lo que sería un indicio de una concertación previa.En el detalle, ese mismo día en la noche, el ex jefe de Estado convocó a un Consejo de Ministros extraordinario de regreso a Lima.Lo único que se discutió en esa sesión extraordinaria fue la aprobación de un decreto de urgencia (032-2009) que encargaba la obra del Metro de Lima al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), la cual fue extraída de las manos del Municipio de Lima.

Lo sabía

Un hecho hasta el momento desconocido fue el que Barata narró a los fiscales y a los procuradores Jorge Ramírez y Silvana Carrión, quienes participaron en la diligencia. Esta versión, según fuentes, dejó atónitos a los participantes, incluyendo a los abogados.El exdirectivo de Odebrecht refirió que el mencionado Josef Maiman, al culminar el gobierno de Alejandro Toledo, le contó a Alan García que la transnacional le había pagado sobornos al exmandatario toledista.

En esa línea, dijo que se enteró de ello por Luis Nava, quien le contó que García sabía que Odebrecht pagó sobornos a Toledo, pero que este no hizo nada.“Sentí tranquilidad de que García supiera del asunto con Maiman y no haber tomado un actitud para el proceso de investigar ese tema y decir que se acaba el contrato; sentí la tranquilidad porque era como una venia para seguir con el proyecto”, dijo Barata.Asimismo, Barata narró que Odebrecht y él se sintieron confortables porque en los próximos 4 o 5 años de gobierno (de García) no iban a tener mayores dificultades, porque “lo ilícito, lo malo, era conocido por la autoridad más alta del país y no había problema”. Además, dijo que Alan García era “dueño y gestor de su gobierno”.

Nava y Atala

Con respecto a Luis Nava, exsecretario de Palacio de Gobierno de Alan García, refirió que lo conocía por ser una persona de confianza del presidente y que quien se lo presentó fue Luis Alva Castro en el local de campaña.Indicó que hablar con Nava era como hablar con García, y que este sabía de la relación que ellos mantenían (Nava y Barata).Barata acordó pagarle a Luis Nava una coima de 3 millones de dólares para garantizar la continuación sin problemas de los trabajos en IIRSA Sur y para ayudar a Odebrecht a conquistar nuevos proyectos.En ese sentido, explicó que a Nava se le hacían pagos en efectivo y que exigía mayor velocidad, al grado de molestarse por no pagar más rápido.Sin embargo, Nava no tenía capacidad para resolver nada y era evidente que sin la palabra de García “nada podía hacerse para las obras públicas”.Su análisis probó ser correcto. Hasta el momento de pagar a Nava, indicó Barata, Odebrecht tenía algunos problemas con la entonces ministra Verónica Zavala en los procesos vinculados con IIRSA Sur.

Luego del pago, sintió un esfuerzo grande por hacer todo fácil y eficiente para la empresa. Incluso, refirió Barata, la ministra Zavala viajó en auto para supervisar la ejecución de las obras en IIRSA Sur.El exdirectivo de Odebrecht enfatizó que Nava solo podía hablar con un ministro usando el nombre del presidente.

Reconoció que le puso el seudónimo de “Chalán” a Luis Nava porque era el domador de los caballos de paso, en alusión al sobrenombre de García, a quien denominaban “Caballo loco”.Sostuvo que a José Nava le puso el nombre de “Bandido” porque andaba siempre armado.A Miguel Atala lo conoció porque Nava se lo presentó cuando iniciaron el proceso de “apoyo”.

Enseguida, Barata describió que Nava le pidió recursos para apoyarlos en la continuidad de los proyectos y que, luego de haber hecho un “pacto” con el exministro de la Producción, empezó a hacer pagos en efectivo en Perú a Nava.Sin embargo, dijo que, como el volumen de la cantidad era alto y no conseguía (hacer los pagos) en la velocidad que era demandado, Nava le decía que no podían demorarse tanto.Es allí que Barata habla con la División de Operaciones Estructuradas (DOE) y busca la forma de hacerlo e idean abrir una cuenta en un depósito off shore.“Pregunté a Nava si tenía una cuenta afuera (del país) para hacer transferencia de depósito; le sugerí que podríamos ayudarlo a abrir, él dijo no. Quien haría esto sería Miguel Atala, a quien puse en contacto con la DOE para que abra su cuenta. Atala tuvo ese papel, prestó su nombre para abrir una empresa y poder hacer transferencia para Nava”, relató Barata.

El exdirectivo brasileño prosiguió relatando los nexos que en algún momento tuvo con Nava y Atala, como la vez en que conoció al segundo en la casa de Nava en un evento social.De Atala dijo que fue a su casa en la calle Santo Toribio, en San Isidro, y que lo puso en contacto con la DOE para que abra la cuenta (en la Banca Privada de Andorra) a fin de poder hacer la transferencia para Nava.

Luego Atala fue nombrado funcionario de Petroperú.Sobre la relación que mantenían Nava y Atala, Barata comentó que era una amistad muy antigua, que eran amigos de bastante tiempo, pero que “no estaba en la capacidad de influenciar sin usar el nombre de García”.

De la amistad entre Atala y García, dijo que vio al primero en Palacio de Gobierno en algunas ocasiones y en eventos sociales. Por último, consultado Barata sobre lo que esperaba que hiciera el gobierno de Alan García luego de que Odebrecht aceptara pagar el dinero a Luis Nava, este respondió: “Esperaba tener acceso al Gobierno, no solo al presidente, sino a ministros de Estado, (que) los proyectos en ejecución siguieran caminando; esperaba tener favorecimientos en las futuras licitaciones y proyectos”.