En Vivo

IPE: LA MINERÍA ES EL SECTOR PRODUCTIVO QUE PUEDE ACELERAR EL CRECIMEINTO ECONÓMICO EN PANDEMIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 05 de Marzo 2021.- La minería es el único sector productivo que puede inyectar ingentes cantidades de dinero a las arcas fiscales del Estado, que están exhaustas por los gastos generados por la pandemia del COVID-19, señaló Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE).  Afirmó que si el Perú impulsa los proyectos mineros que se encuentran en cartera podría contar con recursos económicos para superar la crisis sanitaria y económica.

“El estudio ‘Contribución de la minería a la economía nacional’ es fundamental, porque el contexto en el que nos encontramos, con una crisis que arrastramos desde el año pasado, se hace relevante encontrar sectores que puedan traer una cantidad significativa de inversión para generar trabajo y tributo para pagar el hueco fiscal en la que estamos metidos por la crisis. Este trabajo intenta demostrar que el sector minero es un sector con un potencial gigantesco por explotar en las siguientes décadas. Otra manera de entender el trabajo es que nos podríamos estar perdiendo si es que no explotamos la minería”, dijo.

Aseveró, en declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR) que si la mitad de la cartera de proyectos se pone en marcha se incrementaría el crecimiento económico en un plazo relativamente corto de tiempo. “La minería es el único sector en el Perú con un potencial tan grande de atraer tanta cantidad de plata y mover tanta cantidad de dinero generando puestos de trabajo y pagando los tributos. Hoy tenemos un precio del cobre que es el mas alto de los últimos 10 años”, indicó.

“Hay varios sectores que están avanzando con un oído pegado a cuál es el resultado de las elecciones. Ahora la inversión minera está avanzando con una apuesta seria y recuperándose del golpe del año pasado. La instalación del Ejecutivo y del Congreso a partir de julio va a ser relevante para saber que es lo quiere el Estado respecto a la minería, ya hay una hoja de ruta que presentamos el año pasado y falta la voluntad política. Hay candidatos cercanos a nuestra visión y hay otros candidatos que proponen el regreso a experiencias fallidas de los años 70 y 80. Preocupa esa visión que podrían en riesgo la salida de estos proyectos”, afirmó.

Informó que el IPE entregó el año pasado un informe con varias recomendaciones a la Comisión de Desarrollo Sostenible de la Presidencia del Consejo de Ministros. “Existen tres problemas. Un problema es la carga de regulaciones que hacen lento el proceso para obtener los permisos. Si en Chile o en Canadá el proceso dura tres meses, acá dura tres años y eso hace que los proyectos que puedan salir en cuatro años se dan en 10 años. No se trata de saltar pasos de garantías a comunidades, lo que se trata es hacer racional lo que pide el Estado”, precisó.

“El otro problema es la conflictividad social alrededor de muchos proyectos mineros tanto por salir como los que ya están operando. Acá también hay un cuello de botella que tiene que trabajarse con inteligencia y voluntad política. El tercer problema es un mejor uso de los recursos que genera la minería, porque es más fácil legitimar la actividad minera cuando la gente ve que los excedentes mineros se traducen en mejores carreteras, un hospital para la comunidad y una mejor calidad de vida en general”, agregó.

Explicó que los proyectos mineros se clasifican en dos grupos. “Los proyectos que tienen una fecha de entrada en operación según el Ministerio de Energía y Minas, es el grupo uno. En el grupo dos, que son cerca de 37 mil millones de dólares, están los proyectos que no tienen una fecha clara según el Ministerio de Energía y Minas. En el grupo 1 están Mina Justa en Ica, ampliación de Toromocho, Quellaveco, que es un proyecto de más de 5 mil millones de dólares en Moquegua. También tenemos Sulfuros Yanacocha, Magistral, Zafranal que son proyectos que deberían empezar hasta el 2024”, apuntó.

“Hay una tarea pendiente con el sistema de inversión pública. Si el distrito no tiene capacidad para ejecutar elevemos el presupuesto a la provincia, si la provincia no tiene capacidad para ejecutar elevemos la tarea al gobierno regional y así sucesivamente. La otra tarea pendiente es identificar en las áreas de influencia minera y más allá cuales son las verdaderas brechas de infraestructura social y productivas que tenemos que cerrar en diferentes espacios del país”, expresó.

Ver entrevista ….